domingo, 23 de octubre de 2011

¿POR QUÉ SIEMPRE MATAN A LOS PRESIDENTES

Y CUANDO MENOS, LOS PONEN PRESOS?

Gaspar Velásquez Morillo

Si, ¿por qué los matan y los ponen presos? En la custodia, resguardo y seguridad de un presidente o presidenta intervienen toda una cadena de mando y una gran cantidad de personas que durante las veinticuatro horas tienen consigo la responsabilidad de garantizar la integridad física del alto funcionario o funcionaria y su familia, además de velar por el mejor desempeño institucional, entre otras funciones.

La asunción de la responsabilidad o corresponsabilidad del Estado y del gobierno, implican reglas y condicionamientos que en un primer momento sabían, o se ignoraban o se rechazaban de plano, a lo mejor en el primer momento o quizás no se comprenden o no se aceptan, pero que están presentes.

Veamos: al General Noriega presidente en ejercicio en Panamá en el desarrollo de la invasión a ese país el 19 de diciembre de 1.989, la administración norteamericana de ese momento, lo sacaron de la sede del Vaticano donde se había refugiado y se lo llevaron secuestrado para Estados Unidos. Noriega era una pieza del ajedrez de dominación imperial. Después de cumplir condena en EE.UU. cumple otra en Francia. Además, si vemos geopolíticamente dicho presidente les facilitaba el control del canal de Panamá a EE.UU. Aunque ha sido un punto de honor para el pueblo panameño la propiedad del Canal. La inesperada muerte del General Omar Torrijos genera la incuestionable pregunta, ¿estarían los gringos involucrados en ese magnicidio?

Saddam Hussein, otro presidente en ejercicio, ya le habían bombardeado a principio de los noventas y a finales de la misma década, le invaden y bombardean el país, desmiembran todo el gobierno y el Estado. Se refugia en una cueva y dan con él y ordenan ahorcarlo cumpliendo los “extremos legales”. Vale decir también que Hussein, así como Noriega eran aliados de EE.UU.-

En Haití, la primera república negra del mundo, y quien ostenta junto con Bolivia, el record de tener la mayor cantidad de presidentes en todos los años de vida republicana y la inmensa mayoría es por Golpe de Estado. De Haití, los mariner norteamericanos, depusieron en los años 90 al presidente en ejercicio, Bertrán Arístides, lo secuestraron y lo mandaron para África, apenas este año 2011 es que le permitieron regresar a su país.

A Sandino, de la Nicaragua siempre rebelde, lo asesinaron después que concordaron una reunión con el gobierno de turno nicaragüense para alcanzar la paz pero por instigación de EE.UU. la dictadura de entonces que reinaba en ese país centroamericano, asesinan sin respetar los acuerdos al líder Augusto César Sandino.

Maurice Bishop en Granada, preparan el asesinato del presidente en ejercicio de esa pequeña isla del caribe e intrigan de tal manera las complejas relaciones políticas internas del país que acaban con el sueño de la autodeterminación, la soberanía, bajo la excusa gringa de que Cuba y la URSS quieren convertir a Granada en una esfera del área de influencia de la extinta URSS.

El expediente gringo es extendido y amplio, entra allí, el caso de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973; el de Correa en Ecuador a mitad del presente 2011.

Y para no hacer esto un tema extraterritorial, el Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el líder y presidente de un portentoso país petrolero, Hugo Chávez Frías.

Ante las confrontaciones de clases, las contradicciones Imperio – Nación, Imperio – Pueblo, Imperio – Gobierno, el Imperio se vale de su tecnología, ensaya su temible tecnología de guerra, genera escenario de confrontación bélico paralelos: el del combate real y el de los medios de comunicación; en ambos se mueve con amplitud, con desenfado y descarada desfachatez, y además por si fuera poco, se convierten en pontífices de la verdad.

Me pregunto, si la estructura del Estado y del Gobierno está confeccionada por entramados institucionales, además por personas que supuestamente arriesgan la vida por garantizar la vida del mandatario, por qué terminan los presidentes y altos dignatarios íngrimos y sólo y a merced de los escupitajos, de las humillaciones, bofetadas, y demás aberraciones que no se pueden calificar como humanas.

La campaña Imperial y apátrida a través de sus medios consiste en desdibujar y predisponer y predisponer y busca y consigue a sociópatas y psicópatas para llenarlos de gloria por acometer un magnicidio y justifica ese magnicidio a través de los organismos internacionales que después para limpiar su imagen de cómplices piden una severa investigación.

Me pregunto además, por qué hay líderes guerrilleros que duran en la clandestinidad años y años aún cuando hay detrás de ellos jaurías “humanas”, tecnologías a estrenar, vale decir, de paquete, además de grandes ejércitos, todo el aparato propagandístico esparciendo excrementos y excrementos sobre su imagen, aislándolos social y políticamente, muy sin embargo, a las FARC le han asentado duro golpe, que han hecho brotar lágrimas en todo el mundo.

Alguien me decía, a manera de reflexión, no hay que subestimar la retaguardia, el 11 de abril del 2011 en Venezuela y se sabrá con el tiempo, más de una y de uno peló el pedal, el pueblo quedó sin dirección política y organizativa, aunque hubo casos ejemplarizantes y dignos que asumieron intuitivamente su papel de revolucionarios y revolucionarias hasta la muerte, allí es cuando los medios comunitarios o los pocos que habían para ese entonces, los grupos populares, culturales, los dirigentes de una comunidad, con sus pintas, con las pancartas, usando todo aquello que hiciera ruido, se lanzaron a luchar en la calle; en tantos que otros y otras que sin miramientos y sabiendas de lo que le pudiera ocurrir a Chávez, ya que sin Chávez de que valdría la pena vivir en una Dictadura y se lanzaron a la calle sin formalidad, con sus rostros duros y sudorosos y apostándolo todo, unos y unas apelando a defender su votos y otras y otras a su derecho a vivir en una sociedad justa y amante de la paz. Militares patriotas fijaron posición.

Pero queda en el aire la pregunta con la que titulamos. La respuesta debe ser a profundidad porque ahora, ¿y ahora, hacia dónde mirará el Imperio? ¿Cuál será nuestro barrio El Chorrillo en cada estado del país? Cuáles serán las montañas de cada estado del país? ¿Cuáles son los cinturones de trabajadores en cada estado del país? ¿Guerra popular y milicias? Hay que colocar el punto en la agenda, verdad? ¿O cada quien se despacha el tema como quiera y como lo entienda? Todas esta reflexión surge de los videos de cómo mataron a Gadaffi.

gaspar_velasquez@yahoo.es

gasparvelasquez4824@gmail.com

http://elmuraldegasparvelasquezmorillo.blogspot.com

http://lasrojasauroras.blogspot.com

@gasparvelasquez

Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario