viernes, 11 de septiembre de 2015

ENDEREZAR NUESTROS ENTUERTOS INTERNOS EN FRONTERAS
Gaspar Velásquez Morillo
Vaya mi aporte: de entrada digo, no pretendo configurar un elemento distractor sobre el complejo tema de la frontera colombo-venezolana, hago la siguiente reflexión en párrafos subsiguientes como un punto a incorporar en la interesante iniciativa planteada por el presidente Nicolás Maduro, de crear, Misión Frontera.

La prensa nacional e internacional ha recogido con todas sus letras y números la cantidad de combustible que se ahorra Venezuela y lo que eso significa en dinero -y en verdad, verdad- son cifras que dejan perplejo a cualquiera, pero también en otros rublos, vale decir, productos alimenticios, ganado vacuno, caprino, así como materiales de carácter estratégico, por hacer una muestra y habrán también otros renglones de anomalía, en sumatoria, es la medición incuestionable, constatable, de cuánto y de cómo se estaba desangrando la economía nacional, pero también refleja, la afectación anímica de vastos sectores nacionales que a sabiendas de lo ocurrido no tenían una explicación oficial, y que por el contrario, el gobierno nacional tampoco la brindaba, el pueblo fronterizo y en general en el país percibía y padecía esa especie de invasión silenciosa y sus consecuencias estaban a la luz del sol, pero nada que se hacía, nada que se decía.
Para que haya esas vulnerabilidades y desviaciones hacia la hermana república de Colombia, tuvo que haber complicidades internas en Venezuela, en las diferentes instancias que permitieron, que facilitaron, o fueron indiferentes al contrabando, a las acciones delincuenciales, la motivación y la anuencia, a todas luces son antipatrióticas, traición y deslealtad a la función pública, por lo tanto, esas omisiones o acciones interesadas conlleva acciones penales contra el funcionariado que tenían dichas responsabilidades conferidas por el Estado y por el gobierno y por el propio pueblo.
Vayamos más allá. Las instituciones y las y los compatriotas que tienen responsabilidades sensibles y de alta significación sobre ellas y ellos debe de haber seguimiento, tanto de la inteligencia, como de la contrainteligencia, las debilidades pudieron ser la resultantes, de amenazas, de compra de conciencia, de omisiones e indiferencia en el cumplimiento del deber y debe de haber una gama de agravantes tipificados en el ordenamiento jurídico, pero si se carece de la formación del personal en altas responsabilidades, donde se privilegia solamente la confianza, eso no es suficiente, tiene que haber convicciones, principios, sentido patrio y otros aspectos más que se despiertan y se desarrollan con la formación, además de la técnica, con la formación ideopolítica, la cual debe ser la fundamental y de impulso recurrente, demostrable y exigible, tal cual lo plantea la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, donde entre otros aspectos, se plantea sobre la Seguridad y Defensa de la Patria.
Entre otras medidas comprensibles y sencillas, debe darse la rotación del personal asignado a frontera, sea civil o militar, que sea un segmento humano de mucha atención y dedicación en su formación, además del poblamiento con rigor científico de nuestras fronteras, con apoyo de universidades y centros de estudios e investigación, donde entre las normas de convivencia, se privilegie la cultura y la idiosincrasia, la producción nacional y la atención directa y fecunda de nuestras y nuestros connacionales.
Esperamos la receptividad sobre estas y otras ideas que vayan surgiendo del conglomerado nacional, además hacemos votos para que todas estas anomalía de la vida en fronteras -antes y después de Revolución Bolivariana- se documenten con testimonios, infografías y demás recursos, de cómo funcionan los grupos delincuenciales en fronteras y su infiltración en las instituciones del Estado y del gobierno, que ya se ha extendido a buena parte del territorio nacional, que las víctimas cuenten su vía crucis y se puedan estudiar todas esas vicisitudes para alertar al pueblo ante esas conductas al margen de la ley y que universidades, centro de estudios, familias, medios de comunicación y creadores de matrices, generen la debida y oportuna reflexión camino a una nueva definición de la vida en la frontera.
Blog El Mural de Gaspar
Facebook / Gaspar Velásquez Morillo
@gasparvelasquez

gasparvelasquez4824@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario