sábado, 6 de agosto de 2011

Cumplir con el texto constitucional

11 DE ABRIL Y LOS PODERES

PÚBLICOS DEL ESTADO

Gaspar Velásquez Morillo

Este año se ha escuchado por boca del Comandante Chávez y del presidente de la Asamblea Nacional con mucha insistencia y preocupación la exaltación y coherencia que deben tener los Poderes Públicos del Estado.

Estamos a pocos días de conmemorar un año más del dramático 11 abril de 2002, día donde tuvimos en lo personal la mayor parte tiempo compartiendo a ratos durante casi 7 horas en Venezolana de Televisión con Jesús Romero Anselmi colega quien en años anteriores fuera mi Director cuando yo era Jefe de Información en un periódico de provincia y que en esa ocasión me dio la oportunidad que me entrevistara en el estudio a las 1.36pm la otra colega María Teresa Gutiérrez.

Lo ocurrido y vivido en esas 48 horas del 11 y 12 de abril son pasajes que pasan lentamente por nuestra mente e igual pasará en el resto de los y las venezolanas como una lenta película que nos marcó y nos marcará el resto de nuestra vida. Cada quien vivenció o le tocó vivir esas páginas de la historia donde nos quedó como lección que con la oligarquía y el imperio no se juega, estos enemigos del pueblo se toman muy en serio su papel y sus intereses, por eso, con las comparecencias de las y los ministros, la oposición en su propio balance de las intensas jornadas concluyen que jugó un papel muy triste, incoherente, mediocre intelectualmente y sin nada que mostrar, lo cual pudiera provocar a quienes realmente mueven los hilos detrás de las cortinas de esos y esas ñiquiñaques de diputadas y diputados a seguir insistiendo en atajos para impedir la consolidación del proceso socialista bolivariano puestos que esos diputados y diputadas no garantizan las sublevaciones de un pueblo que son los sectores reaccionares del Este de Caracas y de algunos estados del país en unión con algunos y algunas desclasadas y desclasados.

Consideramos que la respuesta a esas no abandonadas pretensiones de la oligarquía y del Imperio de buscar atajos y el magnicidio no puede ser respuestas aisladas de un poder del Estado, esto tiene que ser el conjunto de los Poderes Públicos quienes actúen con la orientación del pueblo, que conjuntados, sean quienes blinden el curso del camino que tenemos que tomar en este momento histórico.

Es cierto, existen hechos y situaciones donde se evidencia la incongruencia práctica de los poderes públicos, no lejos de allí está también una Gestión Pública donde hay veces que pierde brillo en algunos escenarios que pareciera que cada uno de esos Poderes Públicos estuvieran ensimismado en el cumplimiento de sus funciones y responsabilidades, pero verdad es, cada uno difícilmente pudiera cumplir sus extremos legales y su objeto legal cuando no se actúa sumando voluntad y la razón jurídica que le da razón en el entramado institucional del Estado y esto empaña además, el ejercicio prístino de sus respectivas responsabilidades para lo cual están concebidos.

En su perfil individual, cada persona que conforma y / o representan los poderes del Estado son personas de grandes virtudes revolucionarias y sentido patrio; por supuesto, vemos con suma preocupación que hay personas insertas en estos Poderes Públicos marchando en contrasentido al alineamiento coherente del gobierno, del mismo Estado y del hilo histórico de donde venimos y hacia donde debemos marchar, pudiera decirse que son contrarrevolucionarios o contrarrevolucionarias que aprovechando las fisuras institucionales se cuelan o que vienen del Estado constituido de la llamada cuarta República y que cuentan con posibilidades de sobrevivir de manera curiosa y esto debe ser motivo de otro artículo e inquietud permanente de las distintas personas que ocupando altas responsabilidades deben garantizar el devenir cierto del Estado Socialista Bolivariano.

Se da el caso también de altos funcionarios que coquetean con la derecha institucional y caen en su red y “gobiernan” a su merced.

Precisemos algunos alcances constitucionales de los Poderes Públicos: En el segundo párrafo del artículo 136 constitucional referidos al Poder Público que sentencia: “Cada una de las ramas del Poder Público tiene sus funciones propias, pero los órganos a los que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la realización de los Fines del Estado.”

Si revisamos el artículo 3 constitucional nos encontramos con el siguiente imperativo jurídico: “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución.

La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines”.

Entre los conceptos de la Política, ésta es un cálculo interactivo, planifican los actores contrapuestos y desplegados en un escenario según los intereses que persigan, y esto a pesar de ser un escenario del juego “democrático” no se distancia de los principios de la guerra, según el estratega Karl Von Clausewitz, lo cual ha sido corroborado con el devenir de los tiempos.

Pues bien, ha todas y todos nos constan los ataques permanentes y sistemáticos de la oligarquía y sus partidos, alentados por el Imperio, contra la Fuerza Armada Bolivariana, contra las leyes populares, contra la Asamblea Nacional y aplaudiendo con frenesí el magnicidio o cualquier asonada militar. La oposición no ha dejado de conspirar y ellos y ellas si vienen sin piedad, sin consideración, no es casual, que sus discursos son fascistas y antipatrióticos.

Por lo tanto, los Poderes Públicos del Estado no debe descuidarse pero ni un poquito así, que acompañados con el pueblo conscientemente organizado, exaltar y apoyar la Inteligencia Social para prevenir y anticiparse a cualquier salida precipitada y de la oligarquía y del Imperio tan sólo por el hecho que la mayoría del pueblo venezolano ha decidido retomar el sendero de las Glorias Patrias.

Lo que ocurre en el oriente medio nos debe hacer reflexionar a tiempo. Es importante, verdad?

gaspar_velasquez@yahoo.es