sábado, 6 de agosto de 2011

El imperio invisibiliza a la oposición apátrida

QUE HAY DETRÁS DE LAS SANCIONES A PDVSA

Gaspar Velásquez Morillo

Desde luego el Imperio se paladea su supremacía militar y se enorgullece de la aparente efectividad de sus portentosos aparatos propagandísticos los dos únicos recursos que le quedan. Con la primera de sus palancas de dominación, intimidan y con la segunda apelan a la manipulación para difuminar el perfil psicológico de los pueblos.

En el juego de armar y rearmar la política en Venezuela, la oposición fue compulsada por la realidad a participar en el ruedo electoral y está representada en la Asamblea Nacional el cual es un foro político por excelencia para irradiar desde allí mismo sus planteamientos y ofertas hacia su electorado. El comandante le motivó a cumplir su papel cuando propició las comparecencias del gabinete ministerial pero la oposición dejó mucho que desear y produjo vergüenza ajena.

Las lluvias de críticas de los propios analistas opositores a través de los medios de comunicación oligarcas son evidentes y con el propósito de desviar la atención y solapar la vergüenza que generar en sus filas y en el Imperio, estrategas imperiales en comunión con la ultraderecha apátrida pasan a desarrollar y atizar sentimientos malévolos ya no solo contra el gobierno si no también contra la propia soberanía en el país. Inolvidable bochorno nacional cuando la oposición parlamentaria no suscribió en la Asamblea Nacional el acuerdo de ratificación de la soberanía venezolana ante la insolencia del gobierno de Obama de sancionar a PDVSA por la relación propia de países que forman parte activa y protagónica en la OPEP.

El Imperio ve – y no descubre nada nuevo- como en Venezuela en medio de las adversidades propias y adjudicadas, el gobierno del comandante Chávez va desarrollando políticas públicas, así como una gestión y administración pública cuyo centro de atención es la prosperidad y bienestar del pueblo, razón por la cual, sin contar para nada con la oposición apátrida el Imperio pasa a dirigir sin interlocutores las políticas opositoras haciéndose eco y dejándose acompañar y aconsejar por los sectores más ultra derechistas que conjuntados Imperio y derecha fascista tienen como único fin, obstaculizar las efectivas y eficientes medidas gubernamentales.

Estas medidas gubernamentales del comandante Chávez están orientadas a satisfacer las aspiraciones sociales, laborales, de felicidad del pueblo llano como la de la llamada clase media que ha constatado que este gobierno es inclusivo, amplio, democrático, protagónico-participativo, soberano y que reconoce que en el pueblo reside el poder.

El Imperio se emplea a fondo con el propósito de deslucir el inminente triunfo electoral del comandante Chávez y la concienciación cada vez más notable de la población venezolana, más cuando el lema que el presidente Chávez está imponiendo es “Mandar obedeciendo” y ha puesto en tensión su tren ejecutivo y a las Fuerza Armada que están desplegados en conjunto por todo el país cumpliendo con sus funciones, donde hasta los gobernadores y funcionariado opositor han estado ausente porque está enfrascado en el movimiento de sus alfiles electorales y sin nada que proponer.

Lamentablemente en nuestras filas revolucionarias también existe sus anomalías, algunos sectores alientan y mantienen posiciones reformistas, conciliadoras cuando lo que hacen en vez contribuir a la destrucción del Estado Burgués heredado le insuflan oxigeno y hasta le hacen trasfusiones de sangre para reanimar el Estado Oligarca Constituido.

No obstante hay puntos a favor como los antes ya reconocidos y que emergen de filas revolucionarias pero hay que insistir hasta la saciedad y hacer todo lo posible para que no se abandone sino que por el contrario se profundice el estudio del Programa que se sintetiza en el texto constitucional de la República Bolivariana de Venezuela y desechar el pragmatismo, las cuadraturas político partidistas, o grupales, que son en definitivas actitudes y comportamiento de derecha y es en esa dirección hacia donde quieren conducir las concepciones como la praxis política en Venezuela, la oposición y el Imperio.

El Polo Patriótico como plataforma político - organizativa ha levantado muchas expectativas en sectores sociales, gremiales, entre otros; cada día las adhesiones van in crescendo y la plataforma va ganando aliados, vale destacar que el texto constitucional del año 99 supera con creces a la Constitución del 61 quien suscribía que la participación política era exclusivamente a través de los partidos políticos pues con la del 99 se supera ese esquema reduccionista, tanto de la política como de la participación, lo que nos conduce a definir la política, como la participación del pueblo en las toma de decisiones. En cuanto al PSUV cruje por dentro pero va, tiene que depurarse, como herramienta imprescindible tiene vigencia y pertinencia histórica pero aún arrastra pesadas cadenas que lo atan al pasado pero sabrá librarse a consciencia con la fuerza y la savia complementaria de nuevos liderazgos que se asoman en el horizonte, así como es imprescindible, retomar la lectura y relectura del discurso del Comandante Chávez en el Alba Caracas antes de su viaje que realizó por la Argentina en el presente año, discurso que por cierto ha tenido poca difusión y donde a confesión del alma expresa que la corrupción es un perverso mal que se puede anidar en el PSUV. Siempre he confiado que cuando el Comandante Chávez dice algo siempre me pregunto que habrá detrás de ese metamensaje, hacia quien o quienes va dirigido, porqué lo dice, por algo lo dice. Para mi modesto punto de vista ese discurso ha sido uno de los discursos más memorables que lo rankea como estadista a nivel interno e internacional aunque ya se ha lucido al respecto en ocasiones anteriores y que pudiera decirse con toda certeza de las certidumbres en la actualidad y a nivel mundial el comandante Chávez se despega del lote como uno de los mejores estadista si lo medimos libra por libra.

Para un enfermizo opositor lo creará o no, los gringos si están conscientes, pero no es menos cierto, que el gobierno venezolano le lleva una mano al Imperio en política internacional si compete a América Latina y el Caribe e inclusive más allá –sin exagerar- más allá de los océanos Atlántico y Pacífico. Fórmulas como Unasur, Petrocaribe, Alba entre otras modalidades de complementariedad, solidaridad y el exhorto a la paz mundial dejan en evidencia que ya EE.UU. no se mueve a su antojo ni a sus anchas, lo que hace y harán los gringos es a lo mero macho o como azote de barrio. Ya los golpes que dan a sus escritorios los presidentes de las administraciones norteamericanas cuando giran sus instrucciones ya no intimidan a los gobiernos ni a los pueblos de esta porción de tierra, cuna de libertadores y héroes.

De manera pues que las medidas distraccionistas de las administraciones estadounidense ahora con sanciones a PDVSA están en el marco de su lujuria bélica en Libia y otros países del mundo y ante las incomprensibles posiciones de China y Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU. EE.UU. en la pulsión de fuerzas geopolíticas además de intenciones propias de sobrevivencia son azuzados por Israel, así como por varios ex presidentes como Uribe de Colombia y Aznar de España, entre otros que lo hacen solapadamente para que el gobierno de Obama en su racha victoriosa con olor a pólvora de cuenta de Cuba y Venezuela y les emita las correspondientes facturas guerreristas.

Las y los revolucionarios venezolanos así como todas las plataformas internacional de solidaridad en todos los continentes con Venezuela tiene que activarse, reactivarse, estar prestas, articularse, puesto que nuestra revolución socialista bolivariana es una esperanza alternativa ante la avalancha del capital y del imperialismo mundial. En la tierra de Simón Bolívar estamos presencia de la lucha de clase, de explotados contra explotadores. En el orden interno tenemos que cerrar filas con el liderazgo del Comandante Chávez, vigorizar y nutrir el debate, la organización, el compromiso, la consciencia en torno al estudio programático del texto constitucional porque el proceso constituyente sigue su curso y es indetenible, así como que los debates entre camaradas tiene que ser en igual de condiciones, la salud de la patria y de la Revolución Socialista Bolivariana tiene que estar al 100% porque esto es un largo camino amén de que somos la punta de lanza en la construcción por un mundo mejor.

gaspar_velasquez@yahoo.es

gasparvelasquez4824@gmail.com

@gasparvelasquez

En Facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario