sábado, 6 de agosto de 2011

EEUU y la triangulación de la dominación

¿EL PETRÓLEO VENEZOLANO SOSTENDRÁ

LA GUERRA CONTRA IRÁN Y NORCOREA?

Gaspar Velásquez Morillo*

No es ficción ni paranoia pero nos preguntamos con cuáles recursos energéticos Estados Unidos mantendrá el complejo teatro de guerra que ha diseñado y con lo que pretende intimidar, humillar y hacer claudicar la decencia de Irán y de Corea del Norte para supeditarlos a su política de control global en el medio oriente y en la península coreana con repercusiones negativas por supuesto a otras regiones del mundo.

Pudiera ser una hipótesis de trabajo, pero siendo realista, es más que una hipótesis de trabajo puesto que a pesar del celo y discrecionalidad con que dirigen su campaña de guerra hacia esa faz de la tierra e inclusive hasta los medios de comunicación norteamericanos son capaces de fabular e indagar, ahora ni una brizna de información suministran sobre los planes militares convirtiéndose en apoyo de la política de guerra de las administraciones estadounidense.

Tan es así que la política informativa comunicacional de EE.UU. es una propia arma de guerra en si. Basta ver toda la estela que dejan a través de sus portentosos medios de comunicación para disuadir, intimidar y cuando quieren quebrar el perfil psicológico de los pueblos.

No se nos antoja a capricho pero la ubicación en Costa Rica de 48 buques de guerra, más de 7.000 marines y toda una flota aérea capaz de desplazarse con un alto radio de acción por todo Centroamérica y el Caribe apunta a garantizar sus suministros energéticos para sustentar toda la maquinaria de guerra puesto que la resistencia iraní no se hará esperar e igual en Corea del Norte y sería una guerra nuclear y de incalculable consecuencia para la humanidad y para toda la tierra.

Si precisamos, de todo el planeta quien tiene la mayor reserva petrolífera es Venezuela mientras que EE.UU. tiene reserva tan sólo para menos de dos décadas. Traer petróleo desde el medio oriente tarda en llegar a las costas estadounidenses casi 60 días y con ese caos no estará garantizado el suministro para la guerra ni para la sustentabilidad interna de la sociedad norteamericana mientras que desde Venezuela se tardaría de 4 a 5 días.

La tierra de Simón Bolívar es la tierra de la esperanza, tenemos la razón histórica y la voluntad de dirigirnos a la construcción de una sociedad justa y amante de la paz que es en definitiva, el Socialismo.

Hacemos un llamado a los pueblos de América Latina, del mundo a la confección de unas nuevas y justas Relaciones Internacionales y al dejar al desnudo la globalización neoliberal que plantea un nuevo reparto del mundo, la definición de nuevas áreas de influencia a interés y exclusivo beneficio de EE.UU.

Estamos en presencia del dilema como dice Rosa Luxemburgo entre la Barbarie planteada por el capitalismo – imperialismo y la civilización planteada por honrosos y honrados países y pueblos del mundo para encaminarnos hacia la exaltación de la humanidad.

*Profesor y Periodista

gaspar_velasquez@yahoo.es