sábado, 6 de agosto de 2011

Me sumo al editorial de José Vicente Hoy del sábado 26 de febrero.

11 DE ABRIL Y ESTADO

CONSTITUIDO BURGUÉS

Gaspar Velásquez Morillo

Los y las activistas de la Ultraderecha cumpliendo mandatos del Imperio y ensayando disímiles estrategias buscan soliviantar los estados emocionales de venezolanas y venezolanos y conducirnos a la efervescencia social contrarrevolucionaria, tan es así que “establecen” paralelos con la ocurrencia de los hechos que estremecen el Medio Oriente.

La confrontación de modelos políticos – económicos – social y cultural se expresa en todos los campos de la realidad societal en Venezuela. De ello no escapan los dolientes cuartorepublicanos que hacen vida en la institucionalidad del Estado y del gobierno. Ellos y ellas no son neutros, eunucos, no ! tienen su posición filosófica –creo que es decir mucho- esos viudos y viudas tienen su afinidad con el Estado de opresión de Acción Democrática y de COPEI, Estado que pretendemos desplazar y mandar al basurero de la historia, pero estos desclasados y estas desclasadas se aferran como hiedras a defender, a reinstaurar, el Estado constituido burgués; preocupa que estos sectores contrarrevolucionarios ganen espacio institucional, inclusive algunos y algunas están en el mero centro de las tomas de decisiones y no hay que explicar lo que ello acarrea.

Algunas y algunos de estos disimulados e infiltrados pasan a jugar un papel activo en la dinámica política y le caen a dentelladas de manera retadora y otros muy discretamente pero surten el mismo efecto: obstaculizar, burocratizar, retardar, negar, inviabilizar, la incipiente Gestión Pública gubernamental. Contradictorio es que sean personas quienes necesitan un salario para poder subsistir pero defienden los intereses del Imperio, de la oligarquía y sus partidos, son desclasados, defienden a la clase burguesa y antipatriótica.

Simón Bolívar tropezó con esta plaga y el desmembramiento de Venezuela y otras regiones del proyecto de la Gran Colombia fue la resultante de tales consecuencias. Hay quienes se plantean adicionar a Venezuela a ser una estrella más de la bandera norteamericana, ubicar a la patria de Bolívar en el “mundo desarrollado”, basta mirar el papel de EE.UU. en nuestro continente y más allá de estos límites; veamos lo que pasa en el mundo árabe y lo que tienen planteado con Libia, invadir y abrir el grifo petrolero para mantener su derrochador estándar de vida y así como acentuar su dominación a otros pueblos del mundo. No es casual el desmesurado interés por una zona geográfica de donde proviene el 65% de su suministro petrolífero para satisfacer sus necesidades internas.

Se acerca las fechas para los próximos comicios presidenciales, algunos espíritu se desperezan, otros tiene su talento creador para ponerlo al servicio del Imperio, el llamado y el exhorto es para impedir que vengan por sus fueros la contrarrevolución. Ya decíamos en el artículo “11 de abril y los poderes públicos” que:

“vemos con suma preocupación que hay personas insertas en estos Poderes Públicos marchando en contrasentido al alineamiento coherente del gobierno, del mismo Estado y del hilo histórico de donde venimos y hacia donde debemos marchar, pudiera decirse que son contrarrevolucionarios o contrarrevolucionarias que aprovechando las fisuras institucionales se cuelan o que vienen del Estado constituido de la llamada cuarta República y que cuentan con posibilidades de sobrevivir de manera curiosa y esto debe ser motivo de otro artículo e inquietud permanente de las distintas personas que ocupando altas responsabilidades deben garantizar el devenir cierto del Estado Socialista Bolivariano.


Se da el caso también de altos funcionarios que coquetean con la derecha institucional y caen en su red y “gobiernan” a su merced. “11 DE ABRIL Y LOS PODERES PÚBLICOS DEL ESTADO) En: (http://www.aporrea.org/ideologia/a118534.html ).

Contrarrestar los planes oligárquicos imperialista implica activar y que el movimiento popular se active por su propia iniciativa, realizar los ejercicios parciales de la movilización, el debate político ideológico, la organización del pueblo en las distintas formas de lucha y organización, el estudio de nuestro proceso histórico desde el año de 1.498 con la llegada de Cristóbal Colón hasta el presente, así como realizar el balance de esta larga coyuntura desde el “Caracazo” o “venezolanazo” hasta el corriente año.

Detener el cáncer burocrático institucional para impedir que la Ultraderecha avance un milímetro más, cuyo propósito es perturbarnos en la vida cotidiana hasta que el amargor se apropie de nuestra consciencia, hacernos retroceder y aislar al Comandante Chávez. La lucha es interna en el seno de las instituciones y en las comunidades conscientemente organizadas. El PSUV y sus estructuras organizativas, su experiencia pueden aportar mucho para enfrentar a los y las desclasadas, así también se depura en el fragor de la lucha de clase.

gaspar_velasquez@yahoo.es