miércoles, 14 de junio de 2017



DESLINDE EN EL 2017
Gaspar Velásquez Morillo
No se llega a la gloria sino venciendo mil  dificultades
Simón Bolívar
La ocurrencia de algunos acontecimientos en la coyuntura política de Venezuela, así como en el seno del movimiento revolucionario y en el gobierno, son ineludibles hechos históricos, pertinentes, pero no muy oportunos, aunque estos, tarde o temprano tenían que ocurrir; de modo tal, que la Revolución Socialista Bolivariana no sería la excepción a nivel mundial, de las contradicciones de clases al seno de dicha revolución.
Hoy la lucha y el vigor revolucionario tiene que estar dirigido contra el Imperio, las transnacionales, la ultraderecha interna y gobiernos genuflexos de la región que tienen como estrategia, conjuntar financiamiento y fuerzas militares a la hora de derrocar la Revolución Socialista Bolivariana; esto es lo grave a la hora de analizar lo que a continuación expreso y que inquieta a distintos sectores populares revolucionarios, digo que el presente artículo de fondo, es un paréntesis, en el bregar diario y luego debemos avanzar como lo ordenó el Comandante Hugo Chávez Frías.
A esta altura del desenvolvimiento del gobierno del revolucionario socialista y chavista de Nicolás Maduro -cuya audacia sin discusión ha dejado perpleja y perplejo a más de una y de uno - se presentan las circunstancias por todas y todos conocidos como son, los esguinces ideológicos de altos y altas funcionarias de la administración pública, así como las fracturas y rompimientos de compromisos que devela como un hecho –para mí natural- sino demos cuentas que la inmensa mayoría de las revoluciones, llevan insertos a su interior, el drama de la inconsecuencia, del arribismo, el oportunismo, el divismo o como dijo un dirigente que en su oportunidad fue mi estudiante, “hay que anotarse bien profesor”. Todas esas veleidades por muy detestables y repugnantes que sean, no surtirán efecto regresivo de la Revolución en curso, si es una Revolución Verdadera, y las y los cuadros, así como el pueblo ya han hecho de la Revolución de Chávez su fibra humana y su razón existencial; más cuando el Imperio y las transnacionales y gobiernos genuflexos de la región son dóciles a las administraciones e intereses estadounidenses; allí se tornan repulsivas esas actitudes contrarrevolucionarias, pero repito, son un mal necesario para fortalecer la esencia de la Revolución –reitero- si esta Revolución es verdadera.
En el caso de Venezuela, hemos pasado por varios deslindes en estos 18 años de Revolución, algunos provocados deliberadamente, otros surgidos de imprevistos, pero atenuados por la fuerza avasallante de una revolución que avanza a paso sostenido al punto del No Retorno y desde luego hay deslindes que van a favor de la Revolución Socialista Bolivariana que la favorecen, que la impulsan.
Uno de los elementos detonantes de esos esquinces o quiebres políticos organizativos contrarrevolucionarios son la desconfianza hacia quienes dirigen o la infravaloración de su capacidad de dirección, en caso, de Nicolás Maduro, sus adversarias y adversarios internos no estuvieron y no están de acuerdo con la decisión del Comandante Hugo Chávez de designar a Nicolás Maduro para dirigir las riendas de la Revolución, pero estas y estos no fueron y no son capaces de expresar públicamente estar en contra de la decisión del Comandante Chávez para no quedar en evidencia ante la militancia y el pueblo que sigue de corazón y de militancia en las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela.
Las y los que no comparten la orientación de Chávez, y quizás también el atrevimiento, o el desliz o la actuación correcta de quien o quienes asumen la o las nuevas responsabilidades, es que tienen que tomar decisión y todas las decisiones tienen sus bemoles, la madurez y humildad de cada quien, dirá que hay tiempos históricos en el que el viento no sopla a favor del interés personal y hay que saber estar en los cargos de dirección como también entender, comprender con sencillez, cuando no le corresponde, o no es tomado en cuenta y el deber es esperar su tiempo histórico o crear las condiciones para asumir o reasumir las mismas o nuevas responsabilidades históricas en las instancias de dirección de la Revolución Bolivariana. Es más, hay que estar preparada o preparado para no estar nunca en ningún cargo de responsabilidad y la querencia por la Revolución y por sus camaradas es la misma y aportando desde donde se esté y como se esté. 
Para justificar, si no la hay, se inventa una coartada para enmascarar luchas internas por alcanzar los cargos de relevancia y una vez alcanzados, atornillarse allí. El caso se agrava cuando hay quienes hablan en nombre del Comandante Chávez para despotricar de Nicolás Maduro o para sutil o por mampuesto cuestionar su liderazgo o sus decisiones en el gobierno o magnificar sus errores, digo que ninguna gestión gubernamental es perfecta, según mis modestos estudios de la historia universal.
El liderazgo del Comandante Chávez, prendió y surtió efecto, en muchos sectores sociales, políticos, económicos, militares, así como en el ámbito nacional e internacional. Ahora bien, de tenerlo -que los tienen- es vergonzoso que se utilicen los errores gubernamentales que desde adentro y desde afuera de la Revolución Socialista Bolivariana se usen como lanza para invalidar el Chavismo, como también es indigno que quienes se auto definen en strictus sensu Chavistas, se valgan de esa amistad del pasado con el Comandante Chávez, para autocalificarse portaestandarte del chavismo puro e impoluto.
Pero cómo salir a la palestra pública para desdecir y denigrar de Nicolás Maduro? quizás se proyectaban con la desidia, la indiferencia política, concentrarse en sus burbujas personales para usufructuar su cargo político o en la administración pública y dejar en mal el gobierno de Maduro, pero pudieron allí en sus particulares espacios irradiar su veneno en sus entornos inmediatos, pero pudieron embargar y embriagarse de poder, de prebendas con sus entornos, porque no los ganaron para la revolución, los ganaron fue para plataformas personales y de grupos; pasaban hechos de distintas dimensiones y la capacidad de respuesta dejaba lugar a dudas y poco a poco se fueron despejando los escenarios y determinadas actuaciones personales dejaban en entredicho la eficacia y eficiencia de particulares instituciones y de instancias del partido. Hay quienes se sumaron de corazón a aportar a la Revolución Socialista Bolivariana pero fueron centrifugados por agentes internos que confabulados conspiraban contra militantes deseosos de trabajar y crear, pero hay que analizar, hay quienes se frustraron y no lograron deducir esas detestables expulsiones o centrifugaciones de hombres y mujeres del pueblo que fueron a cerrar filas con el chavismo; pero la historia pondrá a cada quien en su lugar, el todo es constancia y paciencia.
En esta oportunidad, en el 2014, asume Nicolás Maduro la banda, la medalla y el cordón presidencial y de formas veladas y abiertas se concordaron y otros y otras, por cuentas propias, o por encomienda del Imperio a través de terceros, empezaron a minar las bases, así como a continuar con ahínco la tarea que siempre se propuso Luis Miquilena y sus alfiles –y que no pudo concretar- de distanciar a Nicolás Maduro del Comandante Chávez y quitar del paso a Nicolás Maduro dentro del Movimiento Quinta República y en pasado reciente execrarlo del PSUV y de la presidencia de la República.
En la actualidad estaban a la caza de Nicolás Maduro desde adentro, se pavoneaban de sus altos cargos, pero como Nicolás Maduro desarrolló y tenía que desarrollar la “mirada de joyero en Sabana Grande” para que nada se le perdiera de la mesita por la habilidad manual de algún amigo de lo ajeno. Es para mi normal que Nicolás Maduro escoja con quien trabajar para eso es el Jefe, ¿si o no? previa revisión de las credenciales revolucionarias y con las consultas con quien estime conveniente, recuerdo en este momento al Comandante Fidel Castro quien confesó a periodista internacional “no recuerdo haber tomado una decisión sin haberla consultado”.
En estos momentos cruciales para la Patria y antes necesarias medidas que tiene que tomar el Líder de la Revolución como la convocatoria a Constituyente, salen a la palestra quienes estaban agazapados esperando ocasiones, hilvanando oportunidades y quizás creando las condiciones necesarias para aflorar con contundencia y dejar mal parado, menguado y desconectado del pueblo, quien a la postre es el Jefe de Estado y de Gobierno, ahora bien, esas escisiones pseudo revolucionarias trataran de darle viso que es en el seno de las fuerzas revolucionarias, pues no, esa pudiera ser la mascarada, es una contradicción en el seno del pueblo que se percata de desdobleces, oportunismo y traición por darle la espalda al llamado a Constituyente, es entonces, el motivo de la espera, se concreta así y entonces, los sectores pequeños burgueses ideológicos marcan distancia impolutos, impecables y su autocalifican la “Flor de Loto” y le echan excrementos a las aspas del ventilador para que dañen toda esta historia reciente y se ocultan para que no los salpiquen. Qué es todo eso, la lucha burocrática institucional y la puja por los cargos en la administración pública.
A pesar de las vicisitudes que estamos viviendo, el gobierno está de pie, no ha arreado las banderas de la libertad, la soberanía y de la independencia, tiene en alto la defensa de los Derechos Humanos­­­­­­­­­ y sustenta y mantiene el Estado Democrático, Social de Derecho y de Justicia. Y además no es poca cosa que se mantenga cementada, la unidad cívica - militar.
Turbulencias habrá y habrán, quienes en un pasado fuimos inocentes, soñadoras y soñadores por ley de la vida, van y vamos tomando el pulso de la historia de Venezuela, la curva de aprendizaje es cada día más ascendente y aprendemos de lo que se autocriticó el Comandante Fidel, “de creer que alguien sabía cómo construir el Socialismo”, estamos aprendiendo como aprendió el pueblo cubano, vietnamita y demás pueblos revolucionarios del mundo, que se atrevieron hacer y no le tuvieron miedo hacer revolución con sus propias y escasas herramientas, la pregunta y la respuesta básica es saber a quién se beneficia con el actuar revolucionario. 
gasparvelasquez4824@gmail.com
Blog El Mural de Gaspar
Facebook / Gaspar Velásquez Morillo
@gasparvelasquez