viernes, 12 de agosto de 2016

COMANDANTE FIDEL, EN TUS PRIMEROS NOVENTA…
Caminaste raudo y seguro,
te abriste paso en la historia
no fueron caminos despejados,
fueron distantes y engorrosos laberintos geométricos,
te abriste paso entre la bruma de las dudas y la incertidumbre
tus pasos dieron luz más allá de tu lar
y de los años…
Llena de ternura cuando te autocríticas
al confesar de creer que alguien sabía cómo construir el Socialismo…
No te rendiste… y te lo propusiste,
apresuraste el paso,
ante las limitaciones y escasez por el bloqueo diste la orden:
“Decir la verdad. No hay…y hay que luchar y resistir”.
Resumiste en una frase la fuerza telúrica de tu pueblo:
“Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla”.
Elevaste la voz para llegar a otras coordenadas,
a muchos oídos y corazones…
Latinoamérica y África deben ser tu ternura
y saldaste tus recuerdos perennes del Che.
Tus arrogantes vecinos no te soportaron la mirada,
en las cuencas de tus ojos …
habían millones de corazones…de razones.
Cuando lo sentenciaste…
con la firmeza del Turquino
se sacaron las lágrimas:
y los Cinco volvieron Héroes.
Sentaste en el banquillo a los enemigos históricos de la humanidad
 en el momento histórico de un presidente negro
 y cuando hay un Papa latinoamericano.
Se te quebró la voz cuando despediste a Chávez
Es mucho abrazarte para energizarse,
Comandante Fidel, verte
es caminar…
y que caminemos…
que caminemos mucho más rápido

Gaspar Velásquez Morillo

Caracas, 12 de agosto de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario