viernes, 26 de febrero de 2016

COMANDANTE CHÁVEZ TRASCENDIÓ A CLASE POLÍTICA TRADICIONAL

Gaspar Velásquez Morillo

A pesar del tercer aniversario de su partida, la clase política tradicional en Venezuela amamantada por la burguesía, el Imperio y la renta petrolera, aún siente urticaria, reconcomio y resentimiento contra el Comandante Hugo Chávez por haber sido desplazada esta del escenario político y de las tomas de decisiones por las nuevas lecciones éticas de hacer política y colocar a la política, así como su pensar y actuar en función del bienestar del pueblo venezolano.

A pesar de provenir del mundo militar y del resultado de intensas jornadas de estudio colectivo politológico, social, económico, además del discurrir histórico de la Patria, el Comandante Chávez supo discernir con claridad: la lucha de clase, el juego y rejuego de los sectores de la burguesía y sus intereses particulares, pero sobre todo supo imbricar el hilo histórico de nuestros Libertadores con los tiempos actuales o viceversa, su talento lo llevó a recoger y cosechar todo el legado de la venezolanidad en articulación perfecta de lo que significó la guerra de Independencia contra coloniaje español, luego la lucha contra el Imperio.

La clase política tradicional se sintió herida de muerte, además que carecía de conectividad con las masas populares, su liderazgo era -y sigue siendo acartonado- mediático, sin carisma, sin sensibilidad social y temerosa de codearse con el pueblo de a pie a quien en el fondo desprecian y seguirán despreciando.

El Comandante Chávez tuvo una bendecida sapiencia cultivada al fragor de la disciplina y enalteció toda la cultura nacional aportante del sentido de nación, de patria; el tradicional mundo cultural/comunicacional fue descolocado, porque quienes antes eran irreverentes pasaron luego a ser sumisos al capital, el cisma que allí se produjo, fue crucial para ahondar las diferencias y algunos siguen siendo súbditos de quienes le pagan.

Aseveró el ex presidente y revolucionario uruguayo José “Pepe” Mujica con respecto al Comandante Chávez: “Conocí a los grandes líderes del siglo XX en el mundo pero Chávez rompe el molde”.

El Comandante Chávez trascendió lo geográfico y no trabajó para su proyección personal, acuño un pensamiento latinoamericano y mundial, no amasó personalidad propia para enaltecer exclusivamente su ego, no se hizo límite en dimensión geográfica mundial que hurgara y que le permitiera establecer puente para abogar por una nueva humanidad que sea digna de esa calificación...Humanidad! He allí la gigantura del Comandante Chávez.

En contraste, el liderazgo político tradicional en Venezuela y de quienes se deslizan en sus tentaciones, no trasciende la comarca y se centra en el currículo personal y vivir de las mieles del usufructo de los cargos públicos por tan sólo vanagloriarse del cargo público, del mesianismo del “Yo Salvador” y nada más.

Con respecto a la clase política emergente y de virtudes revolucionarias, también tiene el reto con relación al Comandante Chávez, de ubicarse en continuidad a la dimensión chavista,es decir, asentarse en otra dimensión y en otra realidad pero simbólicamente afianzarse en el liderazgo genuino revolucionario chavista acorde al 4 de Febrero, donde se nutra de las excelsas virtudes del pueblo sufrido, batallador y viceversa.

El pueblo venezolano vive y está en presencia de un figurado 4 de febrero del año '92 pero extrapolado ahora en el año 2016, de estas contradicciones surgirán nuevas e interesantes oportunidades para crecerse en las adversidades como lo hizo el Comandante Chávez, pero se necesita de una fibra humana y de una conciencia particularísima, lo cierto, es que estamos cursando las asignaturas que exige la lucha de clase para graduarnos como profesionales revolucionarios y de revolucionarios profesionales, para distanciarnos del empirismo, del voluntarismo y del tremendismo infantiloide.

El Comandante Chávez seguirá siendo una referencia obligada para el espectro político venezolano, latinoamericano e inclusive mundial, que a pesar de las pretensiones oligarca-imperialista, no podrá ser borrado su legado por las campañas contrarrevolucionarias o por quienes se hayan cansado y arriado su bandera de lucha.

Por eso cobra importancia que las filas revolucionarias y el pueblo pueblo se pregunte cada una y cada uno en su conversación íntima con su conciencia para así determinar su accionar práxico: “¿Qué he hecho yo por la Revolución Bolivariana? ¿Qué he hecho yo por continuar con el legado del Comandante Chávez?”.

Blog El Mural de Gaspar
Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

@gasparvelasquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario