jueves, 22 de octubre de 2015

Síndrome Hausmann y la reputación de la academia

Gaspar Velásquez Morillo

         El boom neoliberal en las universidades de Venezuela tiene larga data, desde los años 70 los centros de estudios universitarios además de haber sido allanados en muchas oportunidades por los cuerpos represivos de la IV república, también fueron asaltados por un cartel de “académicos” neoliberales que secuestraron el espíritu crítico y creador de lo que quedaba de universidades, de esos estudios dizque llamados “superiores” para exaltar la vanidad, además de excluyente y de formar a las y los futuros líderes del país para garantizarse así la continuidad neoliberal en dichos centros de estudios y en escenario institucional de la administración pública y como en la privada. 
         Nombres rimbombantes de célebres “científicos” sociales, pensadores, analistas fueron saliendo calculadamente de las aulas y de los salones de conferencias de las universidades y fueron ubicándolos en los medios de comunicación privados y de amplia cobertura nacional, así como en la administración pública de entonces, proyectados como grandes y acuciosos cerebros académicos que ven el presente y vislumbran el futuro e inclusive a través de las paredes y más allá de los almanaques.
La predica neoliberal fue ocupando otros espacios y fueron destruyendo el autoestima del pueblo y de forma sutil velada fue resimbolizando el imaginario nacional y vergonzoso fue el editorial de RCTV a raíz de los luctuosos acontecimientos del 27, 28, y 29 de febrero de 1.989, donde palabras más palabras menos categorizaban al pueblo venezolano de vagos, ociosos, empañando la mejor democracia de Latinoamérica.
         Todos esos desmanes fueron auspiciados, justificados, alentados y ejecutados previa y posteriormente por la mayoría de las “celebridades académicas” de las universidades públicas y privadas y execraban, excluían y restringían al máximo a voces de otros profesionales que con sentir patrio latían en las universidades, pero era la minoría.
         Se impuso el neoliberalismo académico, afectando el sector más sensible de la sociedad: las y los estudiantes; y se lograron “ganar” a una inmensa cantidad de estudiantes, compraron, sedujeron a la dirigencia estudiantil universitaria de las Federaciones de Centros e inclusive captaron hasta de la propia derecha que tenían algún vestigio popular para conducirlos al extremo de la ultraderecha. Y cuando no podían impedían por todos los medios que las tendencias progresistas y de izquierda tuvieran alguna visibilización y su mensaje calara en la sociedad, le aplicaron el silencio de los medios y de los espacios de opinión, les cerraron auditórium de las mismas universidades; además en la década de los 70 y los 80 las organizaciones de izquierda estaban en franco deteriores, confusiones, desorientación ideológica.
         Las condiciones fueron creadas y estaban dadas para asaltar las universidades con el pensamiento burgués neoliberal, e hicieron el trabajo luego se iban del país a seguir inhalando el aroma neoliberal. La situación se hizo insoportable, vino el proceso Socialista Bolivariano, pero a pesar de los interesantes resultados sociales, políticos, estos académicos siguen soñando con la reinstauración del Neoliberalismo.
La academia con la Comisión para la Reforma del Estado (COPRE) de la década de finales de los ochenta y comienzo de los 90, como portaestandarte, poco hizo, nada hizo y ese intento academicista hundió al país y hundió a las universidades. Las élites político económicas pasaron por encima de la academia y los sicarios académicos de la patria que les quedó, volar...! para maquinar a la distancia haciendo lecturas erradas con el propósito de entregar el país, ese pensar y proceder sí es parte de la academia neoliberal, entregar el país al capital oligarca e internacional, solo falta que se pronuncien el resto de las y los académicos neoliberales de las universidades en Venezuela.

         Hay una confrontación académica y están surgiendo indicios que indican que  el ahora no será igual que el ayer en las universidades, es cuestión de tiempo, pero se impondrá el Estado social de justicia y de derecho que plantea el Socialismo Bolivariano.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario