miércoles, 2 de septiembre de 2015

GLOBOFASCISMO CONTRA VENEZUELA Y SU PRESIDENTE
Gaspar Velásquez Morillo
La República Bolivariana ya no es ignorada por el resto de países del mundo, de una nación sumisa y servil ha pasado a hablar con voz propia en cualquier ámbito institucional mundial, como también en el seno de los pueblos del planeta; el artífice de tal posicionamiento, fue la visión estratégica del Comandante Supremo, Hugo Chávez.
Nicolás Maduro ha sido sometido a intensas e incendiarias situaciones, en el plano interno e internacional, pero ha salido él y Venezuela honrados y reconocidos.
Quienes desde todo el espectro político nacional e internacional -cualquiera fuera su signo- deslizaban abierta o solapadamente criterios que la realidad ha dejado rezagados en el pasado descalificados por imprecisos, inciertos, apresurados, y en otros casos, apreciaciones muy mal intencionados, pero hablar de Nicolás Maduro -es referirse al Comandante Chávez, antes y ahora, fue y es aún sin su presencia física una escuela en sí de formación y hubo disposición y conciencia en ser buenas y buenos estudiantes- de manera pues, que se hace palabra cierta lo que dijo el Aposto José Martí, que parafraseando: “…hay Revolución cuando vibra en simultáneo pueblo y líder y no por separado…” eso ha venido pasando con el Comandante Chávez y con Nicolás Maduro.
Cualesquiera sean las tensiones internas e internacionales, donde directa o indirectamente esté involucrada Venezuela, todas van direccionadas a erosionar la estatura del liderazgo continental, mundial de Venezuela y de su presidente Nicolás Maduro y de este corajudo pueblo que se dispuso simplemente a ser libre, lo cual no es poca cosa…además…se ha venido dándole continuidad al autoestima del gentilicio, al autoreconocimiento como pueblo, ir consolidando los espacios institucionales cualquiera sea el nivel, también hay un involucramiento de la dirección política con el hilo histórico de donde provenimos, entendiendo que el grueso de nuestra población son jóvenes entre los 15 a 30 años, que desconocen, en algunos casos, el barro histórico de donde provenimos, pero hay que seguir luchando contra la penetración cultural foránea imperial y su narcotizante alienación.
Hicimos lo más difícil y lo que más le cuesta a las experiencias revolucionarias que nos han antecedido en el mundo, contar con el Programa de la Revolución, que para los efectos nuestros, es el texto constitucional, que en palabras leninista “es lo que se aspira y por lo que se lucha”.
Lo cierto es, que las transnacionales con su gran capital, los grandes centros imperiales del mundo con su poderío militar, con las grandes antenas de telecomunicación y su multicantidad de satélites de los emporios privados comunicacionales, no han podido doblegar la firmeza que el pueblo ha venido rescatando de la sin igual historia patria.
Que le queda al imperio: denostar de nuestro liderazgo nacional, inocular y desatar odio internos, propiciar luchas fratricidas entre los pueblos, la dignidad de los pueblos no la podrán pulverizar aún con todo el poderío militar del cual ostentan y pretenden intimidar y con todos sus medios de comunicación perversos y oscurantistas.
El Imperio se podrá entender y financiar aventureras y aventureros, con resentidas y resentidos, con fracasadas y fracasados de la política de la pasada República Oligárquica y con quienes no han desentrañado las claves de la Revolución y caen como fruta madura a las complejas redes del Imperio, de las transnacionales y de la oligarquía y sus partidos.
En la ecuación imperial por procurar el magnicidio del presidente Nicolás Maduro, no calculan la reacción del pueblo venezolano…los pueblos del mundo “echaron a andar” y perdieron el miedo, la filosofía del pueblo de Simón Bolívar no es retórica, son los hechos…ser libres es honrar al Libertador Simón Bolívar.
Blog El Mural de Gaspar                         Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

@gasparvelasquez                                         gasparvelasquez4824@gmail.com