martes, 22 de septiembre de 2015

EXPEDIENTE COLOMBIA: BERNARDO JARAMILLO,
RODRIGO GRANDA Y LA FINCA DAKTARI
Gaspar Velásquez Morillo
Estos tres casos del expediente histórico violento de Colombia tienen su trascendencia, son tres circunstancias distintas, son tres hechos en entornos concretos, son tres acontecimientos de repercusiones continentales, pero con un común denominador, tienen la misma raíz, que es la insondable desigualdad de larga data que reina en la nación neogranadina y que quienes justifican esa disparidad social, económica, la ven normal y sin disimulo casi que la califican como por designio divino, dicho de otra manera, las élites oligárquica de la comarca colombiana, se la juegan y afirman, “aquí mandamos los apellidos y punto...!”; bajo esa premisa se han repartido el país, así como las instituciones...y pare Ud. de contar!
a) Bernardo Jaramillo. Joven revolucionario de Manizales - Caldas, su ejercicio en la política nacional de Colombia lo precedió el asesinato político y contra el mismo se ejerció el crimen político y luego los asesinatos selectivos y de masa ocurridos han llenado una larga lista del terrorismo de Estado instrumentalizados por los aparatos represivos y avalados por las élites políticas oligárquicas cuyo expediente criminal se extiende por más de cinco décadas.
A Bernardo Jaramillo, a pesar de estar custodiado por dieciséis (16) escoltas y por no colocarse el chaleco antibalas ese día, fue asesinado por adolescente que fingiendo ser vendedor de golosinas, fue la estrategia utilizada por los autores intelectuales para burlar la seguridad personal del líder revolucionario en el aeropuerto El Dorado.
Reseñan varios diarios colombiano sobre Bernardo Jaramillo: “El 22 de marzo de 1990, a las 7:30 de la mañana, fue asesinado en el Puente Aéreo del Aeropuerto Eldorado, de Bogotá, el caldense Bernardo Jaramillo Ossa, dirigente de la Unión Patriótica (UP) y candidato presidencial.”. El “Importante dirigente agrario en el Urabá antioqueño, era militante del Partido Comunista Colombiano, y asumió la presidencia de la Unión Patriótica después de la muerte de Jaime Pardo Leal en 1987.”. “a pesar de haber recibido amenazas de muerte y tras no ponerse su chaleco antibalas, una vez en el terminal aéreo esperarían su vuelo con destino a Santa Marta donde tomaría vacaciones y prepararía su campaña. Un joven sicario paramilitar llamado Andrés Arturo Gutiérrez Maya lo esperaba y mientras estaba él al frente de una farmacia, el sicario sacó una Ametralladora Mini Ingram 380 y disparó contra el candidato; herido en brazos de su compañera Mariela Barragán le dijo a ella: Mi amor no siento las piernas. Estos hijueputas me mataron, me voy a morir. Abrázame y protégeme”.
Tras ser llevado al automóvil perdió el conocimiento y fue...trasladado...a la clínica de La Policía en la avenida Eldorado y antes de ser...conducido...al quirófano murió tras una demora en el ascensor de la clínica.”
Digo yo, en mi función de periodista, me vi varias veces con Bernardo Jaramillo en Ciudad de la Habana y nos despedimos con un fuerte abrazo cuando partía rumbo a Austria -a regañadientes- por las constantes amenazas de muerte propiciadas en Colombia. Quedamos en vernos en Colombia o en Venezuela. Fue temerario y más de una vez confesó, “esa gente no me va a correr de Colombia”: Paramilitares – Militares – Oligarquía – Narcotráfico. Los exhortos de amistades y consejas políticas de ausentarse por un tiempo de Colombia no consiguieron eco en el joven de 34 años...
b) Rodrigo Granda. Es el hecho más bochornoso para la Fuerza Armada Nacional de Venezuela, Granda fue secuestrado en pleno centro de Caracas y trasladado en un buen trayecto en el maletero de un vehículo, bajo la responsabilidad personalísima de general venezolano y entregado en la frontera del estado Táchira al gobierno de Álvaro Uribe Velez. La motivación del militar venezolano involucrado en indignante actividad fue la razón monetaria, fue captado, comprado por organismos de inteligencia del vecino país.
El gobierno de Uribe mostraba a Rodrigo Granda -Canciller de la Farc- como trofeo de guerra, pero en la brevedad del tiempo, los hechos indican que el secuestro de Granda obedeció a una delación, con amplio operativo desplegado por cuerpo de inteligencia con agentes de seguridad extranjero, vale decir, colombiano.
El caso enturbió las relaciones entre los países y el Comandante Hugo Chávez marcó un precedente y colocó en la opinión pública mundial la actuación del gobierno de Colombia, violentando la jurisdicción de un país soberano como Venezuela y acuchillando la amistad entre los gobiernos.
Granda, logró salvar la vida y está en la Comisión Negociadora de la Paz en Colombia a nombre de la Fuerza Armadas Revolucionaria de Colombia, FARC, en la Ciudad de la Habana.
c) Finca Daktari. Un centenar de paramilitares provenientes de Colombia instalados en las adyacencias a Caracas con el propósito de asaltar el Palacio de Miraflores y asesinar al Comandante Presidente Hugo Chávez Frías. A tiempo se develó el complot, y, todas sus conexiones, apareciendo en escena, sectores oligárquicos como financistas y artífices de tal magnicidio. Descubiertos en sus intenciones los complotados y sus protectores banalizaron el cruel hecho. Paramilitares fueron repatriados a Colombia.
Otros luctuosos hechos como el caso de Robert Serra aparecen involucrados financistas, autores intelectuales y ejecutores pertenecientes e imbricados al paramilitarismo del vecino país.
En Conclusión, el propósito de la oligarquía aquí o en Colombia, así como las transnacionales y el Imperio, en el caso de Venezuela, además del oposicionismo interno, es echar por tierra la Revolución Bolivariana, atacándola desde afuera como desde adentro.
Perseveraremos! No nos derrotaran! Venceremos! Y como expresó con convicción monolítica Juan Domingo Perón “Nos tumbaran mil veces, nos pararemos mil veces y no nos podrán derrotar jamás! porque somos el Pueblo”.
Blog El Mural de Gaspar Facebook / Gaspar Velásquez Morillo
@gasparvelasquez gasparvelasquez4824@gmail.com