domingo, 30 de agosto de 2015

INQUIENTANTES INTERROGANTES QUE NOS DEJÓ MADURO
Gaspar Velásquez Morillo
No todo en política es evidente ni está a la luz del día, tener conciencia de esa aseveración puede contribuir a errar o acertar a la hora de emitir juicios y puntos de vistas, por parte de analistas, opinadores o de personas con interés en la política, cualquiera sea el ámbito de ésta, y más en Venezuela, que el Comandante Hugo Chávez despertó mucho interés por la política con “P” mayúscula, que la república oligárquica había reducido a un estercolero conduciendo a grandes conglomerados de venezolanas y venezolanos a sentir asco por la política.
Esto viene a colación con la justa decisión que ha tomado el presidente Nicolás Maduro con respecto al cierre de la frontera en importantes municipios del estado Táchira colindante con Colombia y a la repatriación de contingentes de colombianos y colombiana que se encontraban en condiciones de ilegalidad en la frontera venezolana.
Ya existía un antecedente próximo inmediato con el caso del Esequibo que el mismísimo Nicolás Maduro llevó a nivel de Naciones Unidas y ya se nombró una Comisión que está presta a motivar el diálogo a pesar de la resistencia del gobierno proimperialista de David Grenger.
Con la merma del costo de la cesta petrolera, la ocasión es de oro, para que desde adentro, como desde afuera, incidir en la desestabilización del gobierno bolivariano, soliviantar los estados de ánimo, la neurotización de la sociedad, más las intensas campañas propagandistas contra la Revolución en Venezuela para desatar una guerra civil e intervenir de inmediato las flotas yanqui en la patria de Simón Bolívar.
La mesa estaba servida: macabros hechos criminales en Venezuela, sabotaje a la economía y alimentación del pueblo, incubar la desazón, la desesperanza y crear la sensación de ingobernabilidad e incapacidad del gobernante del Palacio de Miraflores.
Gobernar es una dinámica conflictual, es enfrentarse a situaciones que hay que impulsar y a vulnerabilidades propias, pero también hay actores internos y externos adversos que tienen sus propios intereses y juegan duro, muy duro, esto sin desestimar lo que dice el prof. Ernesto Wong “estamos enfrentados al Complejo Militar-Financiero-Comunicacional” mundial.
No hay puntada sin dedal, paciencia se tuvo con los gobiernos colombianos, y los exhortos eran como rosarios de penas propias y de respuestas: burlas y evasiones. Cuáles y cuántas informaciones tendría el presidente Nicolás Maduro de planes inmediatos y a futuro contra Venezuela, su gobierno revolucionario y contra el pueblo, de quienes dicen ser gobernantes amigos –entre los pueblos si somos hermanos y lo seguiremos siendo- que llegaría a las manos del presidente de Venezuela que enseguida prendió las alarmas y se tomaron decisiones con el propósito de obtener nuevas reglas de convivencia –para el caso- con el gobierno colombiano en la frontera.
Cuántas y cuáles informaciones llegarían de gobiernos afines en el mundo; es constatable, que sobre Venezuela hay una conspiración global pero también ostentamos el amor de pueblos, de gobiernos realmente hermanos, también lo brindamos y retribuimos con hechos porque es una Revolución a la horma socialista bolivariana, al humanismo, al cristianismo genuino.
La estridencia de la oposición y de los medios privados de comunicación en Venezuela, como también de Colombia, da que pensar, cuáles planes se le vino al suelo a ambas oligarquías y a sus medios de comunicación que están tan arre-rabiosos; algo habrá pasado, algo pasó, las élites oligárquicas colombo-venezolana, desestimaron a Maduro; en la política no todo queda a la luz del día.
Blog El Mural de Gaspar                       Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

@gasparvelasquez                                     Gasparvelasquez4824@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario