miércoles, 11 de febrero de 2015

QUÉ PROVOCA LA RISA IMPERIAL
Gaspar Velásquez Morillo
Cumpliendo con su deber como revolucionario de vieja data, además como Presidente y Jefe de Estado, Nicolás Maduro, ha elevado su voz al mundo con el respaldo mayoritario de la población venezolana para denunciar las pretensiones de EE.UU de desestabilizar y luego invadir a Venezuela.
Pero ¿cuál es el interés de EE.UU de invadir Venezuela en pleno acuerdo con la oligarquía apátrida y los sectores ultraderechistas de la política venezolana?
EE.UU es un país imperial cuyas características son, a saber: vasto territorio, gran ejército en número dentro y fuera de su territorio y dotados con implementos de guerra de mortíferos efectos, así como de última generación, resultantes estos de investigaciones científica del Complejo Industrial Militar que vende armas a la mayoría de los países del orbe y que es lo que sustenta la economía imperial, además exporta capital, imponiendo al dólar como la moneda de intercambio y de venta en casi todas las transacciones comerciales y financieras en el mundo, debe agregarse también entre sus características, el ser el mayor consumidor de toda clase de drogas en el mundo.
En su perverso historial, EE.UU. acumula toda clase de trasgresiones al orden jurídico mundial, invasiones, violaciones de los territorios de otras naciones, invasiones, magnicidios, atentados contra infraestructuras de las poblaciones foráneas y en su average han derrocado la mayor cantidad de presidentes en el mundo, estos en resumen son los riesgos que corren aquellos que no son genuflexos a sus designios imperiales.
Pues bien, Venezuela está como atravesada en la garganta del monstruoso imperio estadunidense: la mayor reserva petrolífera del mundo, está entre los tres primeros países gasíferos del mundo, grandes reservas acuíferas, flora y fauna y además de su ubicación geográfica como puerta a la llamada América del Sur, además les irrita-por decirlo de buena manera-ser lugar de nacimiento del revolucionario de todos los siglos Simón Bolívar, además de ser la cuna de las ideas libertaria de los siglos XIX, XX, XXI y como la llamó José Martí “la Jerusalem de América”, de manera pues, que los ojos puestos de EE.UU están puestos sobre Venezuela, lo cual  es de vieja data y mientras contó con pitiyankis internos se sintió confiado, pero desde hace 15 años de Revolución Socialista Bolivariana lanza toda clase de denuestos contra sus títeres oligarcas y políticos por sus desatinos e incoherencias y ha tenido que involucrarse directamente EE.UU para desbancar la revolución que paulatinamente ha venido demostrando que otra Venezuela es posible.
Un aspecto que no debemos olvidar es que EE.UU a raíz de su amarga experiencia en Viet Nam donde periodistas independientes o de las cadenas internacionales mostraron a la luz pública por sus escritos, por sus fotografías, los horrores de la guerra y la humillante derrota sufrida en tan lejanas tierra lo cual desmoralizó y generó grandes controversia internas en la sociedad estadounidense que hasta el boxeador, campeón mundial, Muhamad Alí o Cassius Clay prefirió la cárcel que ir a matar a otros pueblos que tiene el mismo derecho a vivir, a soñar, a ser felices, el gobierno norteamericano de entonces y todos los que le han sucedido han condenado al ostracismo al famoso púgil, pero la fanaticada y él mismo ha logrado superar las capas de lodos que han lanzado sobre su existencia. A Muhamad Alí no lo pudieron comprar con halago ni con los dólares como hacen los “artistas actuales” que demuestran que no aman y sirven a la humanidad, se venden por algunas monedas.
A raíz de las estrepitosas derrotas EE.UU pretende edulcorar la guerra y se ha planteado desde la década de los noventas una nueva forma de darle cobertura a los conflictos donde está involucrado EE.UU. para ello tiene a su merced a las grandes agencias informativas internacionales, las propias y las de otros países y han planteado lo que se llama la “Guerra Blanca o Blanda” y es darle cobertura a la distancia donde las y los televidentes no vean los estragos de la guerra si no que a través de una pantalla televisiva o de cine o de cualquier otro medio, los televidentes vean a la distancia como los misiles dan en el blanco lo cual festejan sin miramiento alguno y sin consideración a las bajas humanas producidas, así como los daños causados a la infraestructura, tales como albergue de ancianos, colegios o universidades, así como hospitales, acueductos, lo importante y el sentimiento estimulado es que dio en el blanco para regocijo patrio, es así como EE.UU entiende las Relaciones Internacionales “apaciguar” los deseos de libertad, de soberanía e independencia de los pueblos con bombazos que lanzan desde tierra o del aire.
De esta forma es que ya entendemos como el Asesor Adjunto de Seguridad Nacional de Barack Obama, Ben Rhodes, califica de “risible” los exhortos y llamados al mundo del presidente de Venezuela Nicolás Maduro antes las amenazas públicas, notorias y comunicacionales que sin disimulo alguno hace desde el presidente Obama y todo su tren ejecutivo contra la patria de Bolívar, alentados por intereses propios imperiales, así como darle alguna que otra dádiva a los oligarcas y politiqueros pitiyankis que hacen vida en Venezuela.
Por eso es que decía alguien “donde no hay golpe de Estado es donde EE.UU no tiene embajada”.
Será por eso que también les provoca risa pero la disimulan, ver el dolor de los pueblos, así como también se ríen a carcajadas de las precarias condiciones de vida de sus propios compatriotas que tienen otras expresiones étnicas u otro color de piel dentro de EE.UU.
Facebook / Gaspar Velásquez Morillo

@gasparvelasquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario