domingo, 6 de noviembre de 2011


PABLO PÉREZ Y SUS SECUACES DE LA MUD
SON UNA VERGÜENZA PARA EL ZULIA
Gaspar Velásquez Morillo
Lo que han denominado la Zulianidad es el secuestro de la veneración a la patrona del Zulia y los responsables son quienes se aprovechan de la fe religiosa para llenar sus arcas, vale decir: algunas televisoras, las empresas cerveceras, las empresas de espectáculos con un menú foráneo y los fascistas de Un Nuevo Tiempo y el resto de la Mesa de la Unidad, quienes estudiando y aprovechándose de la idiosincrasia, así como del gentilicio zuliano lo utilizan como categoría sociológica y política para cubrirse de un manto protector donde no se puede criticar a ningún funcionario gubernamental de los partidos de la oligarquía en el Zulia por que se está violentando la Zulianidad; pero de contraste tenemos que se excluyen de toda actividad festiva popular a los conjuntos gaiteros, fieles exponentes, junto con las y los compositores de mantener encendida la admiración por la Virgen, por su tierra y sus dones naturales.
Los Salserines, vanguardia de la lucha revolucionaria en el Zulia, son excomulgados por la élite gubernamental de la gobernación y de la Alcaldía de Maracaibo; las y los pensionados también son vejados por policías –que pudieran ser sus hijos- y que sin ningún respeto y consideración le caen a rolazos y a puntapié a esos ancianitos y ancianitas cumpliendo órdenes de las “autoridades de la gobernación” y de la Alcaldía; es decir, que todo aquel o aquella que se atreva a disentir en el Zulia del Gobernador y de la Alcaldesa recibe el costo físico y la excomunión por tal osadía.
El ejercicio de la política en el Zulia ha sido pervertida, hasta conducirla al terreno de la politiquería, tan sólo por recordar tétricas figuras de los años 70, 80 y 90, Alí Moncayo y Américo Araujo, los “triples coronados” ocuparon cargos simultáneos cada uno en su época: eran a la vez, Secretarios Generales de sus respectivos partidos, Copei y AD; presidentes de las Asambleas Regionales –equivalente a los Consejos Legislativos de hoy en día- y para no quedarse cortos eran presidentes de la Federación de Trabajadores del Zulia.
Además un cargo no oficial ni reconocido públicamente, y por lo tanto no aparecían en su currículo vitae, era quienes dirigían las bandas armadas de los respectivos partidos articulados a los aparatos policiales, militares y de inteligencia de la época.
De esa “ESCUELA” vienen Manuel Rosales, Pablo Pérez y demás especimenes de la politiquería zuliana.
La Virgen de la Chinita inclina su cara de vergüenza y le brota una lágrima de indignación, puesto que la quieren excluir del pueblo, de su pueblo, los y las Mantuanas de Maracaibo la cercan y la aíslan para dejarla a la exclusividad y rentabilidad de las televisoras, de empresas cerveceras, así como de empresas de espectáculos musicales con su menú foráneo y en grandes salones de famosos hoteles de Maracaibo; en tanto la Oligarquía desde los años 80, tiene la estrategia de dejar a San Benito, santo que goza también de gran devoción en el estado Zulia- para el pueblo pagano, el pueblo arrabalero, pueblo ignorante. La Chinita y el Santo Negro son dos vibrantes del sentir en el Zulia y se le rinde devoción. Pero allí se ve el clasismo de la oligarquía zuliana, mientras que la jerarquía de la Iglesia regional y autoridades de las universidades con su silencio cómplices se le rinden a los pies a la Mesa de la Unidad y de UNETE quienes ostentan –por ahora- la Alcaldía de Maracaibo y la Gobernación en el Zulia.
Se comprende como las mejillas de los y las zulianas se enrojecen de indignación cuando a nivel nacional se le interpela: - ¿Por qué Uds. aceptan los desparpajos de esa élite política? Por qué antes el pueblo del Zulia estremeció los cimientos del poder central hasta cuando se dio el toupé de lanzarse a la calle para presionar para que les quitaran ministros de los propios gobiernos de AD y COPEI? ¿Por qué antes existía un poderoso movimiento estudiantil de secundaria, así como en las universidades y encendidas comunidades que las bandas armadas de AD y COPEI no daban abasto para contener la protesta popular? ¿Por qué antes los y las trabajadoras petroleras eran un muro de contención y escenario de vastas confrontaciones de calle y en los propios patios de dichas empresas?
De seguro que todas estas respuestas a esta interpelación nos las dará el bravío pueblo zuliano el 7 de octubre de 2012 con sus resultados electorales y enarbolaran la consigna “El Zulia cambió para siempre”.
Un rumor de pueblo se percibe en toda la geografía regional, ya se notan en el horizonte los nuevos amaneceres donde poetas, compositores y gaiteros acompañados de todo el pueblo en tierna y musical caricia secaran las lágrimas de la Chinita y en jubiloso baile presidido por Rafael Urdaneta danzaran con el Santo Negro desde la Plaza Bolívar hasta la Basílica; en tanto nuestros combativos y combativas indígenas con sus rituales y su baile tradicional prenderán la fiesta en la Goajira y en la Sierra de Perijá con la verdadera demarcación.
Resta que el pueblo del Zulia exija la Redifusión del Programa La Hojilla del día sábado 05 de noviembre de 2011.
Facebook / Gaspar Velásquez Morillo
@gasparvelasquez