sábado, 6 de agosto de 2011

Enjuiciar a las y a los culpables e indemnizar a las víctimas

11 DE ABRIL Y LA REPRESIÓN DEL 60, 70, 80, 90:

NO! AL OLVIDO…

Gaspar Velásquez Morillo

Veamos e interpretemos el 11 de Abril y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela:

Artículo 29: El Estado estará obligado a investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades.

Las acciones para sancionar los delitos de lesa humanidad, violaciones graves de los derechos humanos y los crímenes de guerra son imprescriptibles. Las violaciones de derechos humanos y los delitos de lesa humanidad serán investigados y juzgados por los tribunales ordinarios. Dichos delitos quedan excluidos de los beneficios que pueda conllevar su impunidad, incluidos el indulto y la amnistía. (Subrayado nuestro)

Artículo 30: El Estado tendrá la obligación de indemnizar integralmente a las víctimas de violaciones de los derechos humanos que le sean imputables, o a su derechohabientes, incluido el pago de daños y perjuicios.

El Estado adoptará las medidas legislativas y de otra naturaleza para hacer efectivas las indemnizaciones establecidas en este artículo.

El Estado protegerá a las víctimas de delitos comunes y procurará que los culpables reparen los daños causados. (Subrayado nuestro)

Se prolongan en el tiempo los vacíos e incongruencias de un Estado que a pesar de que agoniza no termina de morir, aún tiene capacidad de aferrarse a la vida y tendríamos que preguntarnos: -¿Quién o quienes propician esos hálitos de vida de un Estado opresor, enemigo de la justicia y de la estabilidad política? ¿Quién o quiénes son las o los defensores del Estado de dominación capitalista?

Hay que contar con una visión estratégica de cuanto acontece en Venezuela.

De no hacer el trabajo que le corresponde a los partidos de derecha y de ultra derecha en Venezuela, los sectores de Fedecámaras pasaran de nuevo a liderar las fechorías del caso para desestabilizar y sacar del riel el proceso revolucionario con la tutoría directa del Imperio norteamericano y las alianzas militares que logren conformar.

Un nuevo capítulo poco profundizado por las partes se abre en la historia venezolana cuando el actual presidente de la Asamblea Nacional, Soto Rojas y el Alto Mando Militar estrecharon sus manos en un saludo institucional en Fuerte Tiuna. Dos generaciones, dos entidades que hoy confluyen en el Socialismo. Soto Rojas expresión de las corrientes populares del pueblo venezolano en las luchas por la liberación nacional y la construcción del socialismo para Venezuela y los nuevos mandos militares expresión de una nueva configuración de Fuerza Armada nacionalista, antiimperialista y que hoy abogan por la construcción del socialismo.

En verdad hay puntos de coincidencias en el presente, pero en el pasado fueron confrontadas esas entidades PUEBLO PATRIOTA vs. FUERZA ARMADA VENEZOLANA por el interés exclusivo del Imperio y de los partidos proimperialistas venezolanos tales el caso de AD, Copei y sus derivados.

El 11 al 13 de abril aparece en escena actores y episodios a los cuales aún falta por darle explicación. La incipiente revolución estaba infiltrada por los enemigos de clase por todas partes, todo por interés exclusivo –repetimos- de los sectores oligarcas, proimperialista y del Imperio mismo quien apoyo e instrumentalizó el Golpe para horas después con un desencanto mayúsculo aceptar que el pueblo rescató al Comandante Chávez y lo repuso en la alta magistratura del país.

En la ecuación imperial, en esa perversa alianza, no aparecía en el escenario posible el pueblo venezolano pero la presencia de ese pueblo que ni siquiera había disfrutado el bienestar del Socialismo despejó la incógnita y se puso a favor de la esperanza socialista y aquí vamos a pesar de aciertos y de errores, en esto último es lugar donde algunos y algunas patriotas se doblegan, esto es lucha de clase, hacia adentro y hacia afuera. El pueblo tiene que imponerse.

gaspar_velasquez@yahoo.es

@gasparvelasquez