sábado, 6 de agosto de 2011

A QUIEN PUEDA INTERESAR

SE POSPONE EL FIN DEL MUNDO

Gaspar Velásquez Morillo

Un amigo de la infancia me dice que se enteró de la pregonada noticia hace tres meses atrás, que para el 21 de mayo sería el fin del mundo y ante ese hecho de magnitud colosal y definitivo viéndose él ante todos los dramas y vicisitudes que había vivido para obtener lo poco que tiene, le dio entonces ante esa inminente verdad mesiánica, dedicarse a libar licor, andar de farra, ser infiel, puesto que él decía con la lengua sedada por las disímiles bebidas etílicas que él quería morir jubiloso y que a la hora de encontrarse con San Pedro este no lo viera triste, deprimido, y en el interrogatorio celestial San Pedro lo calificara de infeliz en la tierra; por lo tanto, ante que todo eso ocurriese botó de su casa días atrás de la fatídica fecha a los “entrépitos” suegros, insultó al vecino, a la mascota chiguagua de la casa le dio un soberano punta pie que la proyectó en parabólica por el patio de la casa como si fuera una pelota de golf.

Pues hoy visito a mi amigo en el Hospital, él además está cirroso, quizás a unos pocos pasos para marcharse de este mundo, apenas reconoce a uno, le protege su vida y la de los demás, una camisa de fuerza que le colocaron, la diálisis es ahora su única acompañante familiar, sus ojeras le llegan hasta la rodilla, cuando toma consciencia momentánea su vida es un calvario y hay que sedarlo de inmediato puesto que las palabrotas que pronuncia agrava el cuadro clínico de sus compañeros de sala que también están en estado terminal. Al pie de la cama reza su historia médica escrita por la última visita del día del Intensivista: Pronóstico nada alentador quizás a escasas horas ya no esté en este mundo.

Entonces salgo adolorido de la sala hospitalaria por el cuadro de inminente deterioro de salud de mi estimado amigo de infancia quien en un pasado y en esplendor de su vida fue profundo seguidor de dirigentes políticos que ayer lo eran y para su decepción posterior, hoy son férreos antisocialistas. Me confío mi amigo la información que después de enterarse de la traición de los que se autodenominaban socialistas utilizaba como su propia venganza ver los afiches de los otroras radicales socialistas que le funcionaban como laxante.

En verdad, con noticias como de que el mundo se acaba a la vuelta de la esquina, cualquier cosa puede pasar.

Venimos de regreso del sepelio de mi amigo, lamentablemente él fue muy voluble a las campañas mediáticas, le mataron su mundo interno y luego como pirañas le destrozaron su vida familiar, social y cultural.

gasparvelasquez4824@gmail.com

gaspar_velasquez@yahoo.es

@gasparvelasquez