sábado, 6 de agosto de 2011

LARRY PALMER Y EL DECLIVE DE EE.UU

COMO PRIMERA POTENCIA MUNDIAL

Gaspar Velásquez Morillo*

Hechos acontecidos en la realidad mundial en las últimas décadas dan cuenta como los gobiernos y los pueblos de distintas latitudes tienen una apreciación más diáfana de lo que Estados Unidos y la crisis estructural del capitalismo – imperialismo.

Las administraciones gubernamentales norteamericanas han cometido sucesivos desatinos en su política exterior, lo que hagan a nivel internacional la encubren en el “Interés Nacional” que le sirve de mampara para alentar optimismo en su población con sus erráticas políticas a nivel interno y así actúa en viceversa.

A Estados Unidos lo que le alienta en su afán imperialista, es el saqueo, la expoliación de las riquezas naturales de los países privilegiados por la bondad de la naturaleza, además de contar con gobiernos y países sumisos, genuflexos, apátridas, aplican terrorismo de Estado contra países desafectos, alientan magnicidios y derrocamientos de gobiernos que no le son afín, además de bombardear pueblos indefensos pero como dice el Comandante Fidel Castro refiriéndose a los pueblos del mundo “el genio se salió de la lámpara”.

Los pueblos del mundo están plagados de miserias, migraciones, enfrentamientos étnicos, religiosos y nacionales. Agudos problemas medioambientales. Sobre explotación y agotamiento de recursos básicos para la subsistencia. Grandes cantidades de desempleo como resultado emblemático de la crisis del sistema capitalista, en medio de estas grandes marejadas de inestabilidad estructural del sistema capitalista – imperialista que afectan con mayor rigor a las naciones más desprotegidas del mundo, en tanto lo pueblos padecen sus miserias, Estados Unidos hace sus cálculos particulares y que le beneficien exclusivamente, en tanto que apoya solamente a quienes le coadyuven a sus mezquinos propósitos y que adquieren el carácter de gobiernos sub imperiales a las órdenes del Imperio.

A pesar del “refrescamiento” a la aguda crisis del Imperio con el triunfo de Obama nada indica que el propósito ha sido logrado, por el contrario se agudiza la crisis interna en EE.UU. por la amplia brecha de desigualdad social, no menos significativo es que presentan crisis de superproducción, crisis financiera, desempleo galopante, narcotráfico que penetra toda la estructura del Estado y del estamento económico – financiero, acompañado del alto consumo de drogas, pero lo que les encienden las alarmas y son capaces de todo por obtenerlo es que carecen de gas, petróleo, agua dulce, suficientes para las próximas décadas por eso es que se ensañan contra los pueblos que poseen tales bondades energéticas para conducirlos al caos, abonarles problemas internos y de allí la activa participación de sus embajadas y consulados en la planificación de Golpes de Estados y desestabilización interna, una vez ocurrida esta situación, sus afectos internos solicitan la intervención de EE.UU. para reestablecer la democracia, caso Venezuela.

No debe quedar al margen pero EE.UU. participa en más de un centenar de conflictos armados internos a nivel global, ya sea para alentarlos, para vender armas, para que los bandos se destruyan y emergen ellos como los “salvadores de la democracia”, en el caso de los países árabes y en particular Venezuela es doblegarla, es desviar con las y los escuálidos el propósito de construir el socialismo – bolivariano.

Por lo pronto aplican sobre Venezuela la Guerra de Baja Intensidad o Guerra de Cuarta Generación sustentadas, en guerra electrónica, financiamiento oculto con la inserción en las comunidades de sus agentes de inteligencia y contrarrevolucionarios para hacer y captar a sectores populares al servicio del Imperio; además cuentan con personal en el aparato del Estado para boicotear las funciones normales del Estado, su trabajo estrella mediática la hace la televisora Globovisión y las demás empresas de comunicación de carácter privado, vale destacar cuando hubo el impasse con Colombia este medio de comunicación se daba el tupé de decir los desplazamientos militares y sus unidades encubriéndolos como reportajes, hasta son capaces de torcer hechos, noticias, así como poner en boca del presidente lo que no dijo y nos le pasa nada, ni siquiera un llamado de atención público por los organismos a quien le compete.

Lo cierto es que la firmeza del Comandante Chávez recogió el sentir de las patriotas Fuerzas Armadas y del pueblo y EE.UU. no la hizo ni a la entrada ni a la salida.

Venezuela se respeta!!

*Profesor – Periodista

gaspar_velasquez@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario