sábado, 6 de agosto de 2011

Match asambleario: Siéntese! Fuera de aquí!

PABLO PUEBLO BORGES

Y LA SERIE DEL ZORRO

Gaspar Velásquez Morillo

A pesar del tiempo transcurrido aún no se había podido determinar la identidad del justiciero noctámbulo que hizo de nuestra delicia a muy temprana edad, no obstante de las lunas viajeras que han pasado, el justicialista todavía acapara la atención de niños y de adultos en la cuarta sesión de la Asamblea Nacional.

Consideramos que el enigma que rodea al mítico héroe, que de día es Don Diego de La Vega y de noche se transforma en el empedernido justicialista de negro antifaz, negro vestuario, negra y larga capa.

Parece que estuviéramos escuchando la canción dedicada al Zorro y que magnetizaba y apaciguaba las tremendas energías de intranquilidad de los niños y adolescentes:

En su corcel,

cuando llega la noche,

aparece el bravo Zorro,

al hombre de mal,

él sabrá castigar,

marcando la B de Borges

BORGEEESSS…

BORGEEEESSS…

BORGEEESSS…

Lo que mantenía el atractivo de la serie El Zorro era que nadie sabía la identidad del protagonista, lo cual le daba la facilidad de contar con muchas relaciones en las instituciones del Estado Burgués que le facilitaba conseguir Generosas Donaciones de parte de la antigua PDVSA para llevar a cabo su Programa de Paz en Santa Alianza con la cúpula de la C.E.V (Cómplices, Evasivos y Venenosos).

Un arrebato que no estaba en el libreto del ZAR Publicidad y unas facturas de la meritócrata PDV – Sociedad Anónima, si, Sociedad Anónima y única Taberna del Pueblo que brindaba hasta embriagar en la lujuriosa corruptela a los círculos del poder pero que cuando sacaron a la luz publica en el recinto asambleario las inobjetables evidencias, encolerizó al Zorro y que en vez de emplazar al dedo acusador la emprendió con el moderador que demostró que aún posee hábiles reflejos pues el Zorro intentó darle un manotazo con esas uñas mugrientas de ese carroñero Zorro, éste Zorro y el moderador reaccionó con una finta digna del Morocho Hernández que sorprendió a propios y extraños, el Zorro justicialista es distinto a la especie animal puesto que él es el último de esa escala puesto que deshonra a los zorros de verdad, verdad.

Baby DOCtorísimo se paraba en medio de su oficina presidencial reclamándole entrecortado por el llanto al alto mando militar de la Isla de Petión, más sangre, más muertes, pero quería un país en Paz como la Paz de los sepulcros; similar Paz quiere Pablo Pueblo Borges en Venezuela y con las rabietas y pataditas en el suelo grita encolerizado que fue que en la Taberna del Pueblo, PDV –S.A., lo brindaron y que el firmó la factura por cortesía cortesana y testimoniar que él siempre ha luchado por que reine Primero la Justicia de Venezuela.

En la sesión de la Asamblea Nacional del día 20 de enero de 2011 descubrimos –para nuestra decepción y la de los libretistas de la serie- la autodevelación, la verdadera identidad la cual se mantuvo oculta por varios siglos del Zorro y ese Zorro se llama Pablo Pueblo Borges.

Aunque los “Asesores y Financistas” de las viudas y viudos con su Música Urticante de Despecho –MUD- tendrá que sonar en otra parte. “Asesores y Financistas” buscan la culpa de tal grave e inexcusable desliz, que además estarán regañando como un carricito financiado al personaje Pablo Pueblo Borges, señalan que la culpa la tienen también, las Misiones Robinsón, Ribas, Sucre, Barrio Adentro, Misión Cultura, las Computadoras Canaima, la Villa del Cine, Misión Vivienda y el bendito Árbol de la Cinco Raíces y ese Chávez con su Aló Presidente que nos va a volver locos a todos y a todas por haber descubierto al verdadero protagonista de la famosa serie televisiva Zorro y que no es más que Pablo Pueblo Borges con su slogan: Inicialmente Justicia y después viene el derrape.

gaspar_velasquez@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario