sábado, 6 de agosto de 2011

EDUCACIÓN Y LUCHA DE CLASES

EN LA VENEZUELA ACTUAL

Gaspar Velásquez Morillo*

Hay en encendido debate en el seno del espacio universitario pero un debate que toca las puertas del todo el ámbito nacional y a todos los niveles del sistema educativo venezolano. La oposición lo hace para desestabilizar, generando a destiempo, planteamientos que parecen más falso que saludo de alcabala, mientras que en el seno del proceso lo entendemos que para cumplir los fines del Estado estamos conscientes que los cambios estructurales se darán es a través de la Educación y del Trabajo, contando con una educación y un trabajo liberador y avanzar hacia un nuevo modelo del proceso productivo que demanda la transición hacia el Socialismo Bolivariano.

Es una confrontación de modelos, de visiones de país y es la prefiguración del futuro teniendo como norte el Programa que es a la vez la Plataforma de Lucha, en resumen que es el Programa y la Plataforma del Lucha, es el texto constitucional que impide divagar puesto que allí están las coordenadas para alcanzar y contar con una nueva patria distante y distintas a la concebida por la oligarquía y sus partidos y la patria vejada que aspira el Imperialismo yankee.

Alguien nos reprocha de hacer de la escuela una escuela de clase. Pero la Escuela ha sido siempre una escuela de clase. Nuestra enseñanza defenderá por eso, exclusivamente, los intereses de la clase laboriosa de la sociedad.”

Lenín y la Juventud. 1er Congreso Panruso de 1.918

Cada día que pasa en el proceso revolucionario de Venezuela, esas veinticuatro horas diarias, dan cuenta progresivamente de la participación protagónica del pueblo en la toma de las vitales decisiones y la búsqueda por llenar de nuevo contenido la transición al Socialismo en el Siglo XXI.

Ya el pueblo ha aprendido auto reconocerse en sí y para sí, a la vez sabe distinguir y distanciarse de las predicas, de las consejas de las clases y sectores dominantes, también sabe el pueblo distinguir los intereses de la oligarquía nacional, sus partidos, sus empresas de comunicación y su entramado con los círculos gubernamentales y económicos imperiales. Todo ello ha ocurrido en tan sólo una década!! Parece un jalón histórico el tiempo transcurrido, es saldar un pasivo histórico que teníamos y seguimos teniendo con nuestras glorias patrias.

Pero no todo está concluido, hay que seguir armando el lego de la revolución con paciencia, trabajo y constancia; de allí, la importancia de dar cumplimiento, de construir una sociedad justa y amante de la paz a través de la educación y el trabajo, que no es otro que el Socialismo.

Por ello hay que dar una mirada obligada –es mi sugerencia- al trabajo investigativo de Aníbal Ponce, “Educación y Lucha de Clases”, análisis marxista de la Educación y de su contexto histórico. El autor –según analistas- junto con José Carlos Mariátegui, Salvador de la Plaza, Pío Tamayo, entre otros, selectos intérpretes y exponentes en su época del marxismo en Latinoamérica.

Educación y Lucha de Clases es un libro ameno, sólido, documentado con experiencias concretas, refuta argumentos de las clases dominantes y de sus teóricos tarifados en ese campo; allí Ponce es capaz de apreciar y alertar desde la mitad del siglo pasado cómo el sistema capitalista se reproduce y perpetua a través de la educación, del uso y abuso de la costumbre, de los reflejos condicionados; por ello, los contenidos y la praxis metodológica y doctrinaria impartida por los sectores oligárquicos en el ámbito educativo es brindarles loas a una educación que ellos dicen y que “neutral”.

Con respecto a la Neutralidad merece párrafo aparte, así resaltar, lo que expone Ponce para demostrar que la Oligarquía, la Jerarquía eclesiástica, los sectores empresariales que viven, perviven y pervierten a través de la educación privada, y agregamos nosotros: todo este entorno cómplice está privado de sensibilidad, cofradía privada de visión nacional, es por ello el abordaje de: “La llamada “neutralidad escolar” solo tiene por objeto substraer al niño de la verdadera realidad social: la realidad de la lucha de clase y de la explotación capitalista; capciosa “neutralidad escolar” que durante mucho tiempo sirvió a la burguesía para disimular mejor sus fundamentos y defender así sus intereses”.

Vale la pena leer a Aníbal Ponce, allí en Educación y Lucha de Clases, allí hay herramientas de combate y compromisos por materializar. El debate esta en el tapete y es un pasaporte para el futuro, para el feliz transito al Socialismo en el Siglo XXI.

gaspar_velasquez@yahoo.es

@gasparvelasquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario