sábado, 6 de agosto de 2011

A CLODOSVALDO RUSSIAN

Y EL POR QUÉ LO RESPETAMOS

Gaspar Velásquez Morillo

Cuantas historias, anécdotas, cuantos pasajes, vicisitudes, satisfacciones, glorificaciones íntimas han vivido y viven quienes asumen como forma de vida la verdadera militancia revolucionaria.

Clodosvaldo Russian fue uno de ellos, vivieron con intensidad, con pasión cada paso, cada acción, enalteció la lealtad y supo –que coincidencia- del valor histórico de Fabricio Ojeda a quien nunca abandonó ni en la muerte.

Clodosvaldo Russian estuvo preso además en la Isla del Burro como muchos jóvenes en aquellos convulsos años de la década del 60; de allí salieron a resistir, porque se templaron como el acero.

Caso contrario a uno de ellos que salió del confinamiento a que estuvieron sometidos Clodosvaldo Russian y otros venezolanos, no a ver la luz, se entregó a los brazos de quienes lo humillaron, al servicio de quienes lo torturaron. Clodosvaldo y la mayoría, resistieron la soledad, se articularon y llegaron hasta la hora –en el caso de Clodosvaldo Russian- en la que se despidió de la vida confiando eternamente en el pueblo.

Veamos dos planos de la vida enfrentados, la contrarrevolución y la revolución. Ahora este caso contrario de este triste personaje que reniega de su pasado deliraba de alegría el 11 de abril del 2002 cuando el Golpe de Carmona y Fedecámaras, él drenó un odio, el desprecio a todo aquello que tuviera viso de revolución y deseó y aplaudió la masacre de Puente Llaguno, éste renegado, este traidor, se estaba reafirmando porque estaba consciente de su bajeza pero se estaba reafirmando el 11 de abril puesto que él consideraba que estaba saliendo de sus barrotes, él seguirá en su propia cárcel moral y ética. Caso contrario de Clodosvaldo Russian quien siguió con sus ideales, firme y consecuente con su propia historia.

En cuanto a los medios de comunicación de la oligarquía con el fallecimiento de Clodosvaldo Russian forman su jolgorio de forma orgásmica por la novedad del día, en los pasillos y en sus salas de redacción teclearan con entusiasmo tanto en sus computadoras como en sus celulares, pondrán la cara de ocasión para decirlo por la tv, aunque por dentro quisiera estallar en estruendosas carcajadas y se disputaran también quienes darán la noticia para sentir el placer de anunciar el acontecimiento ante su teleaudiencia tan sólo porque murió un patriota y ellos y ellas son contrarrevolucionarios y contrarrevolucionarias y medirán la consistencias de sus ideas si muere un revolucionario. Banal cálculo.

En Fedecámaras así como la corrupción chocaran sus copas brindando y halagando a la muerte por su tarea.

Calumniadores de oficio y oposicionistas pitiyanki se llevaran la sorpresa de la vida, porque con cada uno que muera nacerán millones alimentados por la leche materna de la historia bolivariana y que desde luego si amaran a su patria desde la cuna.

No es quimera, es que se ve, nacen millones de compatriotas que tenían el alma muerta por el capitalismo ya saben leer y escribir en la vida y por la vida, también nacen otras y otros, retoños arrullados por el himno nacional y acariciados por la patria que vendrán al mundo a trabajar por ella porque la patria es el hombre, es la mujer.

Clodosvaldo, tanto Ud como sus camaradas siempre brindaremos por la vida.

Hasta la victoria siempre…!

Las condolencias a sus familiares de todo el pueblo venezolano.

gaspar_velasquez@yahoo.es

gasparvelasquez4824@gmail.com

@gasparvelasquez

facebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario