lunes, 15 de agosto de 2011

Presidente de Chile enardece a la población

“SU PROBLEMA NO ES MI PROBLEMA”

Gaspar Velásquez Morillo

Cada quien tiene que soportar el peso de sus propios problemas y de su destino, así dio a entender el presidente de Chile cuando le estampó su rúbrica al nuevo proyecto de Ley de Educación en el sureño país austral.

Los principios empresariales del más rancio capitalismo lo trasladó como buen empresario a su gestión de gobierno, Sebastián Piñera, quien se dejó de poses y sutilezas le dio el EJECÚTESE a una ley que desde que la asomaron escandalizó por sus funestas consecuencias a los y las estudiantes que privaba a la masa estudiantil del acceso a la educación, arrojando a millones de jóvenes a la frustración de labrarse una formación académica para garantizar su futuro material y espiritual.

Los perturbadores efectos alcanzaron a los padres y representantes quienes acompañaron y acompañan las protestas de calles ante la indiferencia del gobierno, donde el presidente empresario palmeó la mesa con resuelta decisión y orientó la aprobación de la misma.

Hasta desde el punto capitalista es una posición retrógrada cuando el propósito del capitalismo es la reproducción ampliada del capital y el propio presidente empresario atenta contra los otros empresarios capitalistas al privarlos de mano de obra calificada que afecta –repetimos- a los empresarios con visión productiva puesto que irían a depender del mantenimiento y de la expansión de sus empresas del capitalismo especulativo financiero donde por supuesto el presidente empresario cuenta con mucho músculo y fortaleza monetaria propio para prestar a través de sus entidades financieras.

Ya Chile no se le asocia con el famoso festival musical Viña del Mar, o los intensos movimientos telúrico más fuertes del mundo que desplazó el eje de la tierra casi tres metros o su reciente pasado como el funesto Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 dado por la propia cúpula que acompañaba al presidente Salvador Allende.

Por cierto, discrepamos del cielo a tierra cuando su propia hija expresa que el presidente Allende se suicidó para no ser humillado, bárbara explicación que nos afecta y a otras tantas de personas por igual que sin tener el grado consanguinidad nos causa dolor en Latinoamérica y el resto del mundo al recordar la desaparición física del ilustre médico socialista. La simplicidad analítica de su hija descontextualiza su banal y desafortunada expresión, además la desnuda de la rigurosa historicidad que amerita cuando se estudia las luchas de los pueblos por alcanzar la justicia y la paz. Mejor hubiese sido que se hubiera callado y que hablaran los pueblos con los resultados forenses donde corroboran solamente desde el punto de vista –repetimos forense- que Salvador Allende perdió la vida; de seguro que si el contexto no se da, el presidente Allende hubiera dejado concretado su sueño socialista y no la eterna noche que envolvió al pueblo chileno durante estos largos años.

Pero “por muy larga que sea la noche siempre amanece”. Gratitud al presidente neoliberal Sebastián Piñera, los y las hermanas chilenas están despertando y están retomando la senda señalada por el presidente socialista Allende para de esa forma acompañar el nuevo alumbramiento de Latinoamérica y se puedan zafar de la estrategia gringa que con Colombia y Chile pretenden controlar el Pacífico y convertir dichas naciones en la plataforma de los planes imperiales contra pueblos hermanos.

Esas políticas de shock económico se aplicaron en varios países de Latinoamérica, donde el primer ejecútese se dio en Chile que para remacharlas las fuerzas armadas al mando del Dictador Pinochet se encargaron de aplacar a sangre y fuego cualquier vestigio de oposición y resistencia.

Gracias a Piñera, uno de los hombres más rico de Latinoamérica, sucesor de la más pura y rancia oligarquía principal del aliada de Pinochet, artífices del derrocamiento del presidente socialista Salvador Allende por enardecer al pueblo chileno; los días no pasan en vano y los pueblos aprenden de sus propias experiencias, al parecer la fuerza de los vientos empiezan a mover las ruedas de la historia, de la nueva historia en Chile.

Que la lucidez y la fe en un nuevo futuro sea superior a las diferencias que tienen entre si las fuerzas políticas de avanzadas en Chile las cuales se extiende por largos años pero que tienen que buscar puntos programáticos de confluencia, en América Latina hay nuevas partituras para interpretar la realidad y Chile, su historia, sus hombres y mujeres tienen mucho que aportar en la construcción del Socialismo autóctono.

Por lo pronto, los y las estudiantes, sus padres y representantes, los y las profesoras y la población en general, es más que oportuno que miren otros pueblos de latinoamerica y en esta ocasión midan fuerza. La pulseada está sobre la mesa de la historia.

gasparvelasquez4824@gmail.com

gaspar_velasquez@yahoo.es

http://elmuraldegasparvelasquezmorillo.blogspot.com

http://lasrojasauroras.blogspot.com

@gasparvelasquez